Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Los directivos del deporte coruñés

|

P aseando estos días por el Riego de Agua, nos vino a la memoria la intensa labor desarrollada desde la denominada ‘Casa del Deporte’, por las Federaciones deportivas instaladas en dicha sede en los años 60/70. Bajo la presidencia de un Delegado de Deportes (Tapia Dafonte, Casal o Ramírez), asistidos por el secretario Juan Ribero, se encontraban las federaciones de los deportes minoritarios coruñeses, en las que se tramitaban licencias y calendarios, se reunían los comités de competición y de árbitros y se programaba casi toda la actividad deportiva de la ciudad y provincia.

Podemos recordar a los Óscar Cacheiro en judo, Méndez Aspiroz en patinaje, Lolo Montiel en balonmano, Eduardo Ramírez en natación, José Luis Temprano en hockey hierba, etc. Fuera de allí estaban la Federación de Atletismo dirigida por Manolo Gila y la de Baloncesto con Juan Domínguez Pujol entre otras. Todos ellos y alguno mas, dedicaban parte de su tiempo libre a programar el deporte de su especialidad, conectar con las federaciones nacionales para solicitar ayudas, y dialogar con los clubes inscritos para llevar a buen fin todo el entramado de competiciones en sus diferentes categorías. Una ingente labor, casi siempre en la sombra, que solo se veía recompensada por el cariño que sentían a su deporte. Labor que también debemos recordar en los directivos de los clubes que, unas veces como entrenadores, otras como delegados y otras como jueces, colaboran en el desarrollo de los jóvenes deportistas coruñeses.

Y que decir de los clubes de fútbol modesto. Repartidos por todos los barrios de la ciudad, fueron la esencia del deporte aficionado y representan el verdadero espíritu de pertenencia a una sociedad que los agrupaba y apoyaba en sus aspiraciones deportivas. En ellos siempre existieron directivos que lo dieron todo por su club. Podemos recordar en primer lugar a Pepe Guillín, incombustible paladín del C. D. Español, hasta que se incorporó al Liceo de Hockey; Parodi, ‘decano’ de los directivos en la Unión Sportiva Santa Lucía; Pepe Ponte -que tenía el récord de venta de abonos del Teresa Herrera- en el Oza Juvenil; Orlando, toda una vida en ‘su’ Orillamar; o Ramiro en el Sporting Ciudad, Dopico en el Deportivo Ciudad, Luisín en el Galicia Gaiteira, Morán en Los Castros, Lucho Expósito en el Imperator, y tantos otros que haría muy larga esta reseña. De esa ‘cantera’ se nutrió Lendoiro para confeccionar su primera Directiva del Deportivo y sin duda con un muy buen resultado.

En el caso del fútbol modesto, tiene si cabe mas valor el hecho de que estos directivos, a parte de dedicar tiempo a labores administrativas, captación de nuevos jugadores y otras muchas tareas, han puesto dinero de su bolsillo para sacar adelante las carencias económicas de sus clubes. Sirva este comentario para rendirles un pequeño homenaje de admiración y respeto. ¡Chapó por ellos!

Los directivos del deporte coruñés