Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Hugo Criado para rato

Hugo Criado, central del Montañeros, celebra el gol del triunfo ante el Atlético Escairón | quintana
|

“Después de cinco meses entrenando solo, sin saber si podría jugar en mi último año, esto me supone una gran alegría y una sensación de que todavía puedo aportar al grupo tan bueno que tenemos este año en el Monta”. Son las palabras del veterano Hugo Criado Otero (Vilalba, 1984), que regresó al equipo coruñés por la puerta grande. Disputó su primer partido de la temporada ante el Atlético Escairón y logró el gol de la victoria (1-0). Hay Hugo Criado para rato.


El central de 37 años no jugaba un partido desde el pasado 20 de junio. La posibilidad de tener que mudarse de A Coruña por motivos laborales relacionados con su mujer provocó que Hugo decidiese “esperar hasta confirmarlo para poder tomar una decisión definitiva y no condicionar al club antes de tiempo”.


El defensa reconoce que el periodo de inactividad “fue una situación diferente y rara” para él. “Intenté buscar otros deportes y actividades que ocupasen el lugar del fútbol pero fue imposible encontrar algo que sustituya al balón y al vestuario de un equipo”.


Después de esta afirmación, no parece complicado averiguar qué sucedió después. “Desde que supe que podía quedarme en A Coruña tardé unos días en decidir sobre mi futuro pero Posi (entrenador del Montañeros) me había dicho en verano que siempre tendría las puertas abiertas para volver. Así que con dos llamadas ya estaba de nuevo en el Monta. Estoy muy agradecido a Posi, Juan y el club por darme todas las facilidades”, apunta el zaguero, que regresó a la competición ante el Escairón en el once inicial: “No me lo esperaba. Solo llevo dos semanas entrenando y aún estoy cogiendo la forma pero, viendo las bajas, tenía que intentar ayudar y sumar en lo que pudiera al equipo”.


A pesar de la inactividad, Hugo se encontró cómodo e integrado en el juego, aunque admite que necesita tiempo. “En el aspecto físico me falta coger mucho ritmo para poder estar al nivel del equipo. A nivel de juego, me encontré muy cómodo. Este año se mejoró la plantilla y se hace muy fácil integrarse en el sistema de juego”, comenta el central.


Oportunismo

Hugo marcó el gol que a la postre fue decisivo en el minuto 24 en una acción a balón parado en la que su compañero Rubén Rivera devolvió el balón al corazón del área pequeña desde el segundo palo. “Yo seguí la jugada y en la línea de gol solo tuve que poner la cabeza para empujarla”, reconoce Hugo, que no desaprovechó la opción para sacar a relucir su habitual sentido del humor al término del encuentro: “Muchos compañeros ya me conocen de otros años y saben como soy, pero a los nuevos ya les expliqué que el abuelo del equipo aún tiene cuerda”.


Entre risas también explica que los vaciles dentro del vestuario fueron “de ida y vuelta”. “Noté a los compañeros contentos por mí y por el equipo porque los más importante fueron los tres puntos, aunque a Rubén Rivera y a Herbert los vi con miedo a que los pueda superar en goles a final de año”, asegura en tono burlón.


Así es Hugo Criado, una pieza fundamental para el Montañeros a pesar de pasar los últimos cinco meses lejos de los campos de fútbol. El pasado domingo no portó su habitual brazalete de capitán, lo hizo su compañero Rubén Rivera, pero el central demostró igualmente su jerarquía en el primero de muchos partidos en la temporada 2021/22.

Hugo Criado para rato