Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

El Deportivo sonríe el día después de otra victoria

Los deportivistas volverán a Abegondo mañana ya con el Bilbao Athletic en el foco | pedro puig
|

El Deportivo se está acostumbrando a las victorias y a entrenar con una sonrisa de oreja a oreja. No importa tener que hacer un viaje en autobús o entrenarse un lunes por la mañana. El equipo ha cogido la ola buena y no quiere bajarse de ella.


Una vez finalizado el encuentro con el Rayo Majadahonda en el Cerro del Espino, el Deportivo emprendió el viaje de regreso a casa por carretera. Borja Jiménez citó a sus jugadores a primera hora de la mañana para desayunar juntos, hablar del golpe de autoridad que dieron ante uno de los inmediatos perseguidores, repasar acciones en la sala de vídeo para seguir introduciendo correcciones y mejorando, y, por último, llevar a cabo en el césped una sesión de recuperación para los titulares y de más carga para el resto de la plantilla.


Los que formaron parte del once en el Cerro del Espino afrontaron una mañana de poca carga, con carrera continua, estiramientos, gimnasio y paso por la camilla de los fisioterapeutas.


Junto a los que integraron la alineación del Deportivo en Madrid, se ejercitó Yeremay, que anotó dos goles con el filial blanquiazul ante el Somozas.


El resto de los blanquiazules, con los canteranos Trilli, Noel y Alberto en la relación de jugadores, acometieron una jornada de alta intensidad, con una tarea de finalizaciones y fútbol en espacio reducido como ejercicios principales, tal y como informó el Depor.


Sin lesionados

El Deportivo afronta este tramo final de 2021 con la enfermería vacía, una satisfacción tanto para los preparadores como para los servicios médicos del club. En esto también le va bien al equipo y permite a Borja Jiménez hacer convocatorias amplias y, aun así, descartar futbolistas.


Ante el Rayo Majadahonda, por ejemplo, se quedaron fuera de sus planes, por decisión técnica, Alberto Benito y Jorge Valín, que ya lleva días trabajando con normalidad.

El Deportivo sonríe el día después de otra victoria