Las claves del golpe encima de la mesa del Montañeros
lll
17º-23º

Las claves del golpe encima de la mesa del Montañeros

Jacobo Lazcano, lateral del Montañeros, da un pase ante la mirada de Pancho, autor del gol de la Sarriana y ex del club coruñés | pedro puig

Usuario

No todos los días se gana un partido en el que vas perdiendo 0-1 y te quedas con un jugador menos, con una hora de juego por delante, ante el que hasta ese día era el líder de la competición con pleno de victorias. Este es el resumen de la remontada del Montañeros frente a la Sarriana del pasado domingo en A Grela, un duelo que merece ser desgranado en algunas claves.



1 Media hora difícil sin perder el colmillo


La Sarriana golpeó primero con el gol de Pancho, ex del Montañeros, y a partir de ahí el conjunto lucense se mostró especialmente fino con balón. Superó la presión del equipo coruñés con cierta facilidad, combinó a uno o dos toques y tuvo oportunidades para correr después de girar a los mediocentros locales. La única pega es que le faltó concretar eso en ocasiones de peligro.

Sin embargo, el Montañeros no necesitó tener el control del partido para mantener un goteo relativamente constante de aproximaciones al área. Las llegadas por banda de André y Lazcano, las contadas ocasiones en las que Herbert pudo girarse en la mediapunta y sobre todo el juego directo sobre Xavi permitieron al Monta rondar el gol hasta la roja a Bacariza.



2 Expulsión tras bajar el listón de las tarjetas


El árbitro Buján Vidal mostró las primeras amonestaciones del partido a Bacariza, Jacobo Lazcano y Currás en un lapso de siete minutos. Puso el listón de las tarjetas demasiado bajo y en el minuto 31 enseñó la segunda amarilla a Bacariza en una acción que indignó al conjunto local.

El encuentro, que tuvo un ritmo alto aunque sin agresividad mal entendida ni violencia por parte de los dos equipos, finalizó con trece tarjetas amarillas y dos rojas a Bacariza y a Gerardo, esta última ya con el partido terminado.



3 Reorganización tras la roja a Bacariza


Después de la expulsión de Bacariza, Posi decidió reorganizar a su equipo en una especie de 1-4-3-2. Los laterales Jacobo Lazcano y André, que retrasó su posición para ocupar el lugar de Bacariza, se quedaron con toda la banda para ellos y Real se unió a Currás y Kata en el centro del campo, mientras que Herbert y Xavi se repartieron funciones en la delantera.

Con este movimiento, el entrenador del Montañeros rehizo la defensa sin dejar a su equipo en inferioridad en zonas de peligro. André y Lazcano se igualaron con los carrileros de la Sarriana y el trivote Kata-Currás-Real se encargó de contener a los tres centrocampistas visitantes (Keko Vilariño, Jacobo Vilariño y Pancho). Eso sí, Herbert y Xavi ahora tendrían que pelear contra la zaga local con menos ayuda que antes.



4 Nuevo ajuste y a cazar una contra


A pesar de necesitar marcar, el Montañeros se protegió algo más tras el paso por vestuarios. En el descanso, Posi retrasó la posición de Kata y lo incrustó entre centrales y dio entrada a Kevin en lugar de un tocado Real, lesionado en el hombro. ¿El resultado? Un 1-5-2-2 con más protagonismo ofensivo para los carrileros y con la misma difícil papeleta para Herbert y Xavi en el ataque.

El equipo coruñés sabía que sus opciones pasaban por el juego directo sobre Xavi o por robar y salir rápido a la contra.



5 El penalti, el incentivo para seguir creyendo


El Montañeros necesitaba una señal para creer que la posible remontada era posible, ya que, de lo contrario, la segunda mitad se le iba a hacer eterna. Y la encontró en forma de penalti en una subida de Lazcano, que puso un centro que se estrelló en el brazo de Ruchi.

Herbert transformó la pena máxima y, a partir de ahí, el Montañeros mejoró, marcó el segundo tras otro error de Ruchi y un voleón de Kevin e incluso tuvo más opciones que su rival para marcar.



6 Grandes actuaciones en la media hora final


Una vez repasados los ajustes tácticos y la fortaleza del bloque, es necesario destacar las grandes actuaciones individuales del Monta, sobre todo en la media hora final del encuentro ya con 2-1 en el marcador.

Dani Moreno hizo un paradón de reflejos a Gerardo y blocó otro tiro potente; los tres centrales (Toni, Kata y Charly) se convirtieron en un frontón; los carrileros se exprimieron para contener a un rival que ya atacaba con extremo y lateral; Kevin y sobre todo Currás hicieron un despliegue espectacular abarcando todo el centro del campo; Herbert dio aire al equipo en las contras, y Xavi fue el punta que todo equipo querría estando en inferioridad. 


Campitos



Las claves del golpe encima de la mesa del Montañeros

Te puede interesar