Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Jornada de corrección para el Depor

El técnico, en el entrenamiento de ayer en Abegondo | patricia g. fraga
|

La derrota de Irún era difícil de explicar, pero el Deportivo ha empezado a ponerle remedio. Ayer, en la Ciudad Deportiva de Abegondo, el cuerpo técnico programó una sesión de corrección.

Los blanquiazules llegaron a primera hora para compartir desayuno en el comedor de esas instalaciones en un día más de verano que de otoño, aunque con baja temperatura cuando los deportivistas comenzaron la jornada.

La primera tarea que prepararon Borja Jiménez y sus ayudantes se centró en la visualización de una serie de cortes del partido que disputó el pasado sábado ante el Real Unión de Irún en el Stadium Gal. Allí hubo aspectos muy positivos en lo que a juego se refiere, con profundidad, amplitud y llegadas constantes al área rival, pero también otros a subsanar.

El primer gol que encajaron los herculinos fue una pifia en la salida del balón que no suele pasar, pero que se dio en los primeros minutos del partido y que puso el choque cuesta arriba. Los blanquiazules pudieron empatar de inmediato, pero el poste lo evitó en un remate de Alberto Quiles, máximo artillero del equipo de Borja Jiménez en este inicio de temporada. 


VÍDEO
La jornada comenzó con el análisis de varios cortes del partido con el Real Unión 



Hubo ocasiones de todos los colores, pero el empate se resistió hasta el segundo acto. Lo logró el canterano Noel en una acción colectiva, con el juego volcado a la derecha, por donde William de Camargo se entendió con Víctor García y este asistió al joven delantero para que anotara su tercer tanto esta campaña.

El Deportivo, en ese momento, pecó de ambición y de poca maldad, porque cuando buscaba el segundo gol a favor encajó el segundo del partido en un contragolpe en el que los blanquiazules fueron excesivamente permisivos. La transición ofensiva de los irundarras tenía que haber sido abortada en el inicio de la acción, cuando el central del conjunto vasco interceptó el balón y comenzó la carrera, pero a Mario Soriano le faltó picardía para hacer falta y el ataque prosperó con una pared con Carlos Bravo, que acabó convirtiendo su segundo gol.

Tras un calentamiento, los deportivistas afrontaron, por grupos un circuito de fuerza y Jiménez y su cuerpo técnico incidieron primero en las finalizaciones, con un ejercicio que buscaba la puntería de los deportivistas y en la que hubo bastante éxito en los remates entre los tres palos; y, después, también diseñaron un ejercicio para trabajar la presión tanto en el uno contra uno como en la defensa en inferioridad: dos contra uno o tres contra dos, unas veces con centros laterales y otras, con balones interiores.

También incidieron los técnicos en guardar las marcas, tal y como recordó, voz en grito, uno de los jugadores después de un fallo de uno de sus compañeros en los partidillos en espacio reducido con los que acabó el primer entrenamiento de la semana.

Mucho trabajo para poner fin a la serie de resultados adversa en que está inmerso el conjunto deportivista. Con todo, tampoco es que tareas tácticas de este perfil o parecido no dejan de ser habituales en el Deportivo. Son ejercicios que se ven con frecuencia en las sesiones de trabajo en Abegondo, donde, por ejemplo, la semana pasada trabajaron acciones a balón parado y contragolpes después de los saques de esquina. 

Jornada de corrección para el Depor