Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

La escasa demanda de los socios obliga al Celta a vender entradas

De los 7.000 socios que podían acudir a Balaídos en la primera jornada, fueron 5.401; en el segundo partido se aumentó el aforo a 10.000, pero hubo 6.754 espectadores | efe
|

El Celta informó de que pondrá a la venta las entradas para el partido del próximo lunes contra el Granada en el estadio de Balaídos, ante la escasa demanda de sus abonados, que no han solicitado todos los billetes que ofertó la entidad celeste.


Casi un 30 por ciento de los socios del Celta, los únicos que hasta el momento tenían derecho a asistir a los encuentros en Vigo, optaron por no acudir al estadio, lo que ha motivado que el club saque a la venta las entradas por primera vez desde la pandemia.


De los 7.000 socios que pudieron acudir al debut liguero contra el Atlético de Madrid solo lo hicieron 5.401, una cifra sensiblemente inferior a los que presenciaron el choque contra el Athletic Club (5.492) pese a la presencia de muchos seguidores del conjunto bilbaíno en las gradas.


Aunque las autoridades deportivas aumentaron el aforo hasta los 10.000 aficionados para el Celta-Cádiz de la quinta jornada del campeonato liguero, a Balaídos solo asistieron 6.754 espectadores frente al conjunto gaditano.


Por ello, el club pone a disposición de los aficionados billetes para las gradas de Tribuna Alta y Baja, Río Bajo y Gol con precios que oscilan entre los 30 y 50 euros en categoría adulto y los 15 y 30 para los sub-25.


El conjunto olívico sumó el martes su primera victoria de la temporada al imponerse en casa del Levante (0-2).


“Ganamos en un campo difícil y ante un rival que también estaba necesitado. Nos sacamos la espina de que no podíamos ganar en esta Liga, pero tenemos que seguir trabajando con cautela porque sólo hemos ganado un partido”, advirtió el portero argentino Matías Dituro.


“Ojalá en casa poder sumar de tres porque todavía no lo hemos conseguido”, declaró el guardameta argentino, que ante el Levante paró su tercer penalti de la temporada.

La escasa demanda de los socios obliga al Celta a vender entradas