Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Sergi Blanco Mera: “He hecho todo lo que tenía que hacer”

|

La pandemia que llevamos padeciendo desde hace varios meses ha aumentado los problemas a todo el mundo y ello, como es lógico, también le ha sucedido a Sergi Blanco Mera (A Coruña, 1985), entrenador del primer equipo del 5 Coruña. Así el preparador ha padecido una temporada durísima al frente del plantel rojillo que le ha llevado a tomar la decisión de no dirigir la próxima temporada al equipo senior, que volverá a militar en la Tercera División Nacional.


Todas las situaciones que han derivado de la existencia del Covid-19 han traspasado unos límites que quizás otros años no hubiesen tenido tanto peso a la hora de tomar una decisión así, pero es que además de las consecuencias de la mencionada pandemia en el plano deportivo hay que sumarle que el técnico herculino, trabajador en un hospital de la ciudad, ha vivido situaciones laborales de mucho estrés en los últimos dieciocho meses, lo que le ha llevado a hacer una parada para recargar fuerzas y recuperar la ilusión perdida para seguir al frente de un primer equipo masculino que puede y debe aspirar a conseguir cotas más altas.


Así, nada más terminar el campeonato liguero, mantuvo una reunión con la directiva del club que le hizo decantarse por esta decisión que venía meditando en los últimos meses.

El técnico, que se va aliviado, cansado y agradecido; se despidió recientemente de sus jugadores. De ellos, afirma “haber recibido el reconocimiento del trabajo realizado con el grupo”, tras dos años en los que el equipo recuperó la plaza perdida en la categoría nacional y este curso mantenerla de forma tranquila.

dxt campeón estuvo con Sergi Blanco para conocer en primera persona los motivos que han provocado su marcha al frente del equipo senior.


¿Cuándo decide no continuar la temporada que viene al frente del equipo senior?

Cuando uno decide algo tan importante no es una cuestión de unos días. Desde el pasado mes de febrero o marzo para aquí lo he estado madurando hasta tomar esta decisión, que es muy meditada. A lo largo de todos estos últimos meses la carga de trabajo personal, sumado a todo lo que ha conllevado esta temporada, ha ido haciendo mella en la forma de ver mi continuidad o no al frente del equipo.


¿Por qué la toma?

Algo de este calibre nunca es sólo por una única cuestión. Este año ha sido de mucho desgaste motivado por la propia situación sanitaria, social y laboral pues trabajo en un centro hospitalario, y, sobre todo, por el devenir de la competición. El día a día, la toma de decisiones con un grupo de jugadores tan amplio de veintisiete licencias y a nivel deportivo siento que no tengo más que aportar. He hecho todo lo que tenía que hacer. Con la mayoría de los jugadores llevo cinco o seis años trabajando, ya que es un bloque que ha ido subiendo conmigo desde cadetes de segundo año y primero de juveniles. Considero que los jugadores necesitan que los entrenen personas diferentes para que su motivación y su evolución no se quede estancada. Por ello creo que es el momento de que venga otro entrenador y se inicie otro ciclo.


¿Cuántas veces ha estado pensando el momento de la despedida?

Durante el tramo final de la pasada temporada medité varias veces que en esta nueva campaña no seguiría al frente del equipo, pero no en cómo sería el momento. Solamente quería cerrar la temporada cumpliendo el objetivo de la permanencia en una categoría que tanto habíamos peleado la temporada anterior para conseguir.


Haciendo balance, ¿es consciente de todo lo vivido?

Sí, lo soy. Lo sucedido en estos meses ha sido duro porque el día a día de todos nosotros lo ha sido por la situación sanitaria y social que estamos viviendo. La competición en sí lo ha sido para todo el mundo. Ha habido muchos parones durante toda la temporada, muchos cambios de horarios de entrenamientos con los diferentes toques de queda. Son demasiadas cosas que sumadas han provocado un desgaste físico y mental que han terminado por provocar esa necesidad de cambio. Ahora siento alivio. Mantener al equipo en la Tercera División Nacional para un club como es el 5 Coruña es algo primordial y, tras la mala dinámica de resultados obtenidos en la segunda vuelta del campeonato liguero, tanto los jugadores, el resto de cuerpo técnico y yo hemos cargado con ese peso durante toda la segunda parte del año.


Con el sufrimiento generado por la pandemia, ¿cómo se reparten las culpas en lo deportivo y lo extradeportivo?

Hay situaciones del día a día, de actitudes o comportamientos que en otros años no pasaría nada. Pero en esta temporada, motivado por lo que estamos viviendo, también han afectado al fútbol sala. Todos hemos estado más nerviosos, más irascibles y más preocupados. He visto a jugadores que lo han pasado mal. No solamente me ha pasado a mi persona.


Y esta situación tan anormal ¿cómo la vive un entrenador?

La verdad es que en una temporada tan exigente y dura he tenido el inmenso privilegio de contar con un gran cuerpo técnico que se ha desvivido en todo momento tanto por el equipo como por mi, y eso es algo que hay que valorar mucho. Por ello, me gustaría darles las gracias públicamente a Manu, Jose Hermida, Fer y Ramudo. No obstante, a pesar de la ayuda recibida, el entrenador es el máximo responsable y tiene que cargar con una pesada mochila que este año ha sido más difícil de llevar.

Sergi Blanco Mera: “He hecho todo lo que tenía que hacer”