Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Los líos de la Primera RFEF

El presidente de la RFEF, durante una reciente comparecencia | ep
|

La competición en la que milita este año el Deportivo, renovada y renombrada como Primera RFEF, nació con una clara idea de cambio y profesionalización de lo que había sido hasta ese momento la tercera categoría del fútbol español.

La realidad es que la Primera RFEF, que mañana sorteará su calendario liguero, tiene en la actualidad varios frentes abiertos, que tiene que ir resolviendo a poco menos de mes y medio de que arranque la competición.



1 Retransmisiones deportivas

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) aseguró que la Real Federación Española de Fútbol vulnera “algunos aspectos establecidos” en relación a los derechos audiovisuales de la nueva categoría Primera RFEF e “insta” al organismo a modificar su propuesta en este sentido.

Los aspectos están relacionados con la titularidad de ciertos derechos que no tiene reconocidos; principios de publicidad, transparencia y competitividad; e inclusión de determinados derechos injustificados, entre otros.

2 Aspectos económicos y aval

Los equipos con presencia en la Primera RFEF tuvieron de plazo hasta el pasado viernes 16 de julio para formalizar su inscripción. Para ello, se les instaba a estar al corriente de pago de todas las obligaciones económicas con la Federación Española (o autonómicas) y depositar un aval bancario por un importe mínimo del diez por cien del cierre de los gastos auditados la temporada anterior y, en todo caso, no inferior a 100.000 euros el próximo curso y 200.000 desde 2022 (el Depor presupuestó para el curso actual más de 14 millones de gastos). Otra exigencia tiene que ver con el presupuesto de los equipos, que tiene que superar el millón y medio desde 2023, siempre que los ingresos por televisión superen el medio millón (si se gestionó de forma conjunta) o 700.000 euros, si se negociaron de forma individual.

También pide la Federación a los clubes que garanticen un salario mínimo de 20.000 euros con dedicación completa para todos los jugadores mayores de 23 años que puede partir de 35.000 euros anuales en función del montante de los derechos televisivos.



3 Cambios en la competición

En esta campaña de debut de la Primera RFEF seguirá la hoja de ruta ya conocida de dos grupos de 20 equipos. Pero, tanto por causa de fuerza mayor (una pandemia, por ejemplo), como por “valorización deportiva de la competición”, podría variar en años posteriores.

La Federación no descarta la posibilidad de modificar el campeonato “cuando dicho con dicho formato pueda existir una mayor riqueza competitiva y se ofrezca mayor valor a la competición“.



4 Modificaciones en los estadios

Uno de los requisitos de los estadios, cuya obligatoriedad se hará efectiva en el curso 2023-24, será la de contar con un aforo mínimo de 4.000 espectadores.

Asimismo, de cara a la siguiente temporada, todos los recintos tendrán que contar en su iluminación, como mínimo, con focos de 600 lux.

Los líos de la Primera RFEF