Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

El Maristas lanza un SOS para poder competir

El Maristas tendrá que hacer en avión al menos siete de los trece desplazamientos a que obliga la configuración del Grupo A de la LF2 2021/22 | Javier Alborés
|

“Hacemos un llamamiento a las empresas que han superado esta crisis, que se han reinventado, que compartan nuestros mismos valores, apostando por la gente de casa, de nuestras jugadoras y nuestros equipos de base, que con mucho esfuerzo y superación llegamos a conseguir un sueño inalcanzable. Ahora es el momento de apoyarnos todos y mantener viva esta idea que hemos forjado en una realidad, pero que no podemos permitir que se diluya”. Es la desesperada petición de ayuda de la directiva del Maristas para poder seguir compitiendo en la Liga Femenina 2.


Conocida la composición del grupo A de la temporada 2021/22, con el equipo inscrito y plaza confirmada por parte de la FEB, el Maristas se está planteando su participación en la segunda categoría nacional.


Encuadrado en el mismo grupo que los otros equipos gallegos, Rosalía, Cortegada y Arxil, y el recién ascendido León, la cosa se complica con la participación de cuatro andaluces (CB Alhaurín De la Torre, CB Málaga, Córdoba Baloncesto y CB Almería), dos canarios –a los que ya se enfrentó la temporada pasada– (Magec Tías Lanzarote y Adareva Tenerife), dos vascos (Barakaldo e Ibaizabal) y el Melilla. Trece viajes, de los cuales como mínimo siete suponen avión y pernocta, con más de 12.000 kms en total, sumando horas de autobús y vuelos.


Además del propio desgaste de jugadoras que no son profesionales, una gran parte del escueto presupuesto se lo llevan los desplazamientos. Los esfuerzos de la directiva están encaminados a dar continuidad a un proyecto en una competición semiprofesional a la que ha costado mucho llegar a un Maristas que lleva varias temporadas sin patrocinador, algo esencial en el deporte de actual, muy castigado por la crisis económica, un castigo que la pandemia mundial de ha amplificado.

El Maristas lanza un SOS para poder competir