Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Adiós a un difícil ejercicio contable y futbolístico

El presidente, con el cuerpo técnico del Deportivo 2021-22 | pedro puig
|

El Deportivo cambia de curso. Deja atrás uno complicado tanto en el terreno de juego como en los despachos, un ejercicio en el que, además, cambió su mapa accionarial, y levanta el telón a la temporada 2021-22, en la que parte con el mismo propósito que la anterior: regresar al fútbol profesional.

La mayor alegría (una de las pocas) la aportaron los juveniles para despedir la campaña con la Copa de Campeones, que aporta esperanza e ilusión a la entidad deportivista.

El primer equipo se dio un batacazo, que pudo ser mayúsculo. En un momento de la primera fase coqueteó con un descenso a Segunda Federación y el peligro de caer a Tercera en la segunda etapa del campeonato. Finalmente, aunque no pudo optar al ascenso al no superar el primer corte, por lo menos fue capaz de mantenerse en el tercer escalón del fútbol profesional.

Una temporada en la que pasaron por el banquillo dos técnicos y que implicó, además, el fichaje de un tercero, el que dirigirá al equipo en el curso que hoy comienza de manera oficial.


El área deportiva


Empezó el Deportivo con Fernando Vázquez tras el varapalo que supuso el polémico descenso de Segunda División a Segunda B. El de Castrofeito, con mejores resultados que sensaciones, fue despedido en enero. Desembarcó entonces en el club el coruñés Rubén de la Barrera, que tardó en dar con la tecla. Cuando el equipo reaccionó, no le dio tiempo para acabar entre los tres primeros de su subgrupo en la primera fase. En la segunda, con algunos problemas, logró clasificarse para la Primera Federación.

Una vez concluido el campeonato, el Deportivo rompió las negociaciones para renovar el contrato de De la Barrera y fichó a Borja JIménez. También se desvincularon del club el director deportivo, Richard Barral y el secretario técnico, Alfonso Serrano.

El Depor promocionó a Carlos Rosende como secretario técnico y reforzó esa área con nuevas incorporaciones. David Villasuso continúa como primer ejecutivo y, además, es miembro del Consejo.


Mapa accionarial


A nivel social, esta temporada acabó de confirmar el cambio accionarial del Deportivo. Atrás quedó definitivamente el modelo popular. La entidad financiera Abanca canjeó 35 millones de euros de deuda por acciones. Ahora, además de principal acreedor es el máximo accionista. Controla casi el 80 por cien de los títulos en que se reparte el capital social. De la mano de Abanca había llegado a la presidencia del Deportivo Fernando Vidal y con la intervención del banco este mismo año se produjo otro cambió en la dirección del club: un consejo profesionalizado (remunerado) con Antonio Couceiro, presidente de la Cámara de Comercio de A Coruña, al frente de la entidad deportivista.

El nuevo dirigente explicó en sus escasas intervenciones públicas que el Deportivo presentará números rojos hasta que no regrese al fútbol profesional, situación que el propietario del club tiene asumida. El objetivo del banco es que el club mejore sus números económicos para poder venderlo en el futuro. Para eso es necesario regresar a Primera División.

Situación económica


El Deportivo estimó en su presupuesto para la temporada 2020-21 unas pérdidas de nueve millones de euros. Los ejercicios contables se cierran a 30 de junio en los clubes deportivos y serán las cuentas anuales las que aporten claridad respecto a los números rojos del conjunto deportivista.

Con ese panorama comienza otro año de ajustes para el Deportivo, que intentará minimizar pérdidas y confeccionar el mejor equipo posible para lograr el ascenso. Por ahora, ha concretado seis fichajes y debe dar salidas.

Adiós a un difícil ejercicio contable y futbolístico