Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

El modesto Emden juvenil da la campanada y sube a Liga Gallega de fútbol sala

|

La magia del deporte propicia episodios de cenicientas que se encumbran cuando nadie las esperaba. Lo sucedido en la Primera Galicia Juvenil de fútbol sala esta temporada tiene ese aire porque un equipo que hace dos años ni siquiera existía en la imaginación de sus integrantes ha logrado el ascenso a Liga Gallega tras superar a rivales de amplia trayectoria y raigambre. 


El Emden, un club coruñés que homenajea con su denominación a un equipo de fútbol que tuvo amplio seguimiento en la ciudad en los años veinte del siglo pasado, derrotó el pasado sábado en el polideportivo de San Francisco Javier al Distrito Ventorrillo B (6-0), certificó el ascenso y disputará el próximo fin de semana el título de la categoría a un oponente de A Mariña lucense, el Xove Fútbol Sala, ganador del otro subgrupo tras superar, entre otros, a Sport Sala Culleredo y Club del Mar. La Federación Gallega de Fútbol designará este martes sede y horario de esa final.


La hazaña del Emden se amplifica si se considera que todos sus jugadores jamás habían jugado a fútbol sala hasta la temporada pasada, un estreno que sirvió de aprendizaje para un grupo de juveniles de primer año en el que se integraba además un futbolista en edad cadete. Esa temporada del debut se saldó con una sexta posición en una liga de nueve equipos, con apenas tres victorias en quince partidos, pero la sensación de que el equipo tenía potencial para competir.


En el ejercicio actual, más comprimido por la situación sanitaria, el Emden confirmó las buenas sensaciones. Superó incluso el grave inconveniente de no poder realizar entrenamientos. Pero en los partidos lo dio todo, con apenas una derrota en el campeonato, un tropiezo ante el Academia Red Blue 5 Coruña que enmendó en su segundo enfrentamiento, decisivo para superarles al frente de la tabla en la penúltima jornada. A la final contra el Xove llega con la mejor puntuación de ambos subgrupos.


La victoria en el campeonato llegó desde un estilo de juego pasional y el compromiso de todos los futbolistas, un despliegue colectivo que además propició que el pivote del equipo, Pablo González Rivas, se proclamase con 13 tantos como máximo goleador del total de los diez equipos que componían ambos subgrupos.


Atrás quedaron dificultades como la ausencia forzada de dos de los baluartes de la plantilla del año anterior, Miguel y Rivadulla, paliadas con las llegadas de Varito y Nacho, que le dieron calidad y remate a un equipo que estuvo bien anclado por las sobresalientes actuaciones de César bajo palos y la capacidad defensiva de Anxo o Sito. Álex adelantó este año su posición y fue el segundo máximo goleador del equipo, mientras Ángel siempre dio opciones en ataque a partir de su velocidad. 


El Emden siempre mira a la portería contraria. Duarte y Álvaro aportaron trabajo sobre todo en la presión de un equipo al que le gusta imprimir un ritmo alto de juego y Japo ejerció de cerebro en una temporada en la que superó contratiempos para acabar siendo decisivo con un gol vital ante el BV Asesores Los Rosales.


“El Emden es de Gallega”, festejaba su afición, orgullosa e inasequible al desaliento, el sábado pasado en la cancha de Cuatro Caminos. Hace dos años nadie conocía al Emden, pocos pronunciaban bien su nombre, menos todavía lo escribían correctamente (ni siquiera la Federación en sus calendarios oficiales lo hace). Ahora ya se empieza a conocer esta nueva historia, cien años después de otra gloriosa que escribió un equipo de idéntico nombre, pero en fútbol 11. 


El Emden original llegó a competir entre 1927 y 1930 en el Campeonato de Galicia, la máxima competición por clubs que disputaban antes del inicio de la liga nacional en 1929 los equipos de la comunidad. Estaba a la par de Deportivo, Celta o Racing de Ferrol. Ahora su nombre volverá a sonar en toda la comunidad, aunque para ello sus responsables deberán recabar los apoyos necesarios tanto a nivel institucional como de patrocinios privados para cubrir un presupuesto mínimo que les permita competir al nivel que se han ganado en la pista.

El modesto Emden juvenil da la campanada y sube a Liga Gallega de fútbol sala