Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Un ‘once tipo’ pasajero

De izquierda a derecha, Carlos Abad, Mujaid Sadick, José Alonso Lara y Nicolás Fedor, ‘Miku’ | aec
|

Otro verano más, la Secretaría Técnica del RC Deportivo deberá poner a funcionar al máximo su engranaje para reconfigurar una plantilla con la que intentar regresar al fútbol profesional en el ejercicio 21-22.


Con la reciente salida de Carlos Abad —ha rescindido el año de contrato que le restaba con la entidad de la Plaza de Pontevedra— ya son cuatro los componentes del ‘once tipo’ del equipo 20-21 que no proseguirán en Riazor.


La contratación del meta exblanquiazul Ian Mackay le ha cerrado las puertas al cancerbero tinerfeño, que comenzó la recientemente finalizada liga con mucho acierto pero que de manera paulatina fue perdiendo esa inspiración hasta caer en el ostracismo.


Los blanquiazules también tendrán que sobreponerse al éxodo del que quizá era su mayor talento, el joven central canterano Mujaid Sadick.


Después de que la directiva lo convenciese el año pasado para quedarse en Segunda B —disponía de ofertas de clubes de superior categoría— y del fiasco de temporada, el joven defensa ha forzado para irse traspasado al Genk belga a cambio de 1,7 millones de euros.


Un ingreso que le viene de perlas a las debilitadas arcas herculinas pero que sin duda obliga al equipo a reforzar una demarcación crucial para amarrarse al éxito en el venidero ejercicio 21-22.


En este sentido, esta semana el Depor ha incorporado a un zaguero con experiencia y proyección como Adrián Lapeña, que llega a coste cero procedente del Castellón.


En la medular, la formación blanquiazul precisa de dotar a su plantel del talento del que careció en numerosos encuentros del año pasado.


El mediapunta andaluz José Alonso Lara, cedido por el Sevilla sin opción de compra, ha regresado a Heliópolis tras haber cumplido su año de préstamo y tendrá que buscarse un nuevo equipo. Todo hace presagiar que no continuará su carrera en Riazor.


En la punta de lanza del conjunto coruñés el internacional venezolano Nicolás Fedor, ‘Miku’ finalizará contrato el próximo miércoles 30 de junio y a sus 35 años —en agosto cumplirá 36— se antoja muy improbable una hipotética renovación por un club con objetivos tan exigentes como los del RC Deportivo.

Pretendido por escuadras como el propio Albacete, deberá arrojar luz pronto acerca de su porvenir profesional.


Lo que está claro es que el cuadro herculino, que ha cerrado el fichaje de Alberto Quiles para su ataque, deberá reforzar mucho más su línea ofensiva para aspirar a marcar la diferencia en una categoría como la Primera RFEF.


Bóveda, Salva, Borges, Uche Agbo y Keko deben definir pronto su porvenir deportivo

Tanto cuerpo técnico como dirección deportiva del RC Deportivo se afanan en planificar cuanto antes una temporada que debe ser un punto de inflexión positivo en la historia reciente del cuadro herculino, la del regreso al fútbol profesional.


Tal y como ha precisado desde su presentación el nuevo entrenador Borja Jiménez, el club solo desea contar con los futbolistas con motivación suficiente para querer quedarse en el equipo.


A día de hoy, apenas son dos futbolistas del once con más minutos del pasado curso los que tienen garantizada su continuidad: el capitán Álex Bergantiños y el central Borja Granero.


Cinco hombres con contrato en vigor como Eneko Bóveda, Salva Ruiz, Celso Borges, Uche Agbo y Keko Gontán deberán decidir estos días por donde pasará sus respectivos futuros.


Todos ellos disponen de nóminas elevadas para la tercera categoría del fútbol estatal y en algunos casos su rendimiento no fue el óptimo en la temporada 21-22. La directiva de Antonio Couceiro deberá determinar quiénes serán etiquetados como transferibles y quiénes se han ganado el derecho a permanecer en el club.

Un ‘once tipo’ pasajero