Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

La última bala fue lo mejor de la temporada del Liceo

La celebración del pasado domingo | javier alborés
|

El Liceo puede estar satisfecho con la temporada que acaba de finalizar. Eso sí, la gran alegría llegó en el último instante, con la conquista de la Copa del Rey más deseada: por la suspensión del año pasado, por celebrarse en casa y porque suponía la última opción de título del curso 2020-2021. Los verdiblancos derrotaron al Barcelona en la final (3-2) y la alegría se desbordó... Pero también el alivio, tras casi tres años sin levantar un título, aquella Supercopa de España de 2018.

Y es que un club como el verdiblanco tiene todas las temporadas el objetivo de obtener algún título. Así se lo planteó también al comienzo del presente curso, que comenzó muy bien.

En la OK Liga, los hombres de Juan Copa tuvieron un arranque espectacular, como en la temporada anterior. Pero en esta ocasión fue incluso mejor. Los coruñeses superaron el histórico registro de diez triunfos seguidos en la Liga. Lo han dejado en doce. Y, entre todas las victorias, cabe reseñar la conseguida en la tercera jornada en el Palau Blaugrana: 3-4 frente al Barcelona.

Pero un ritmo así es muy difícil de mantener, y más frente a un equipo como el que entrena Edu Castro, que deja muy poco margen de error. Así, entre finales de 2020 y principios de 2021 llegaron las primeras decepciones.



El empate del Caldes


La racha de doce triunfos seguidos acabó cuando el Caldes consiguió empatar en Riazor (3-3), el 18 de diciembre. Tras el parón navideño llegó la Supercopa de España, celebrada en Lloret el 2 y 3 de enero. El Liceo dijo adiós a las primeras de cambio, en la semifinal frente al Reus (7-5).

De vuelta a la OK Liga, los verdiblancos se vengaron de los rojinegros (1-3 en pista tarraconense), y posteriormente batieron a Lleida e Igualada. Pero enero había empezado mal y también terminó con una decepción. La derrota por segunda temporada consecutiva en la pista del Taradell (4-2).

Con todo, llegaba el partido contra el Barcelona en Riazor, el 5 de febrero, y los azulgranas aprovecharon el momento para dar un gran paso hacia el título. Victoria por 3-7, ganando además el averaje particular a los verdiblancos.

El Liceo siguió intentando seguir la estela del Barcelona. Pero llegó otro mes que no fue bueno para sus intereses, abril. Los días 9, 10 y 11 se celebró en Luso (Portugal) la fase de grupos de una atípica Liga Europea. Nuevamente hubo que jugar con los pupilos de Edu Castro, acabando el choque en empate (2-2). Y, al día siguiente, el 2-7 en contra frente al Benfica dejaba sin opciones de clasificarse para la final a cuatro a los herculinos.



marcador del Palau




De regreso a la OK Liga, el día 29 la derrota frente al Vendrell (5-4) puso en bandeja el título al Barcelona, que lo lograría unas semanas después.

Quedaba la última bala, esa ilusionante Copa del Rey que tuvo que ser en marzo de 2020 aplazada (y posteriomente, suspendida) cuando faltaban pocos días para su celebración.

Riazor acogía la competición y el Liceo sufrió desde el primer momento. Con el Voltregá tuvo que disputar una prórroga (3-2), con el Caldes remontó un 0-1 en contra (4-1) y con el Barcelona vivió un partido intenso, pero en el que los herculinos consiguieron la victoria por 3-2.

Los aficionados, que ocuparon un cuarto del aforo de Riazor (lo máximo permitido), disfrutaron con ese triunfo. Los jugadores por fin pudieron levantar ese título tan deseado, y además delante de su gente.

Un logro para recordar y para sentar las bases de la temporada 2021/2022, en la que, una vez más, el Liceo luchará por todo lo que se le ponga delante. 

La última bala fue lo mejor de la temporada del Liceo