Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Héctor Hernández, en progresión

Foto: Alfaquí
|

El vallisoletano Héctor Hernández fue uno de los mayores aciertos en el apartado de fichajes de la recién finalizada temporada.


Durante la etapa de Fernando Vázquez, asumió un papel más secundario. Aun así, fue decisivo en su primera presencia del curso, ya que marcó el único gol en el triunfo en casa de Unionistas en la tercera jornada (0-1).


La llegada de Rubén de la Barrera al banquillo le permitió dar un paso adelante. El pucelano se convirtió en un fijo en el once, cuando le respetó el físico, y se mostró como un lateral profundo, con mucha llegada, buen remate y capacidad para centrar.



Tuvo que esperar hasta la tercera jornada para estrenarse con la camiseta blanquiazul, pero vivió un debut soñado, ya que a los dos minutos del partido marcó un golazo por toda la escuadra, tras una jugada ensayada. Además, ayudó a que el equipo jugase con más tranquilidad, ya que se mostró bastante fiable en defensa, mientras que demostró que era un jugador que se sumaba al ataque con facilidad.

Aun así, el lateral izquierdo vallisoletano tan solo jugó tres partidos de liga con Fernando Vázquez. Mayor protagonismo tuvo con Rubén de la Barrera, con el que pasó a convertirse en un fijo en el equipo inicial. Su largo recorrido, su facilidad para llegar a línea de fondo, así como su buen disparo y su capacidad para centrar le convirtieron en uno de los jugadores importantes para el técnico coruñés. De hecho, el futbolista de 30 años finalizó el curso con dos asistencias, siendo el segundo del equipo en ese apartado, junto con Keko Gontán y Raí. El líder en asistencias fue Borges con tres. Los problemas musculares le ocasionaron algún que otro contratiempo, pero aun así, jugó un papel determinante en la recta final de la primera fase y en toda la segunda fase. Al zaguero le resta otra temporada de contrato, ya que firmó hasta el 30 de junio de 2022.

Héctor Hernández, en progresión