Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

El Montañeros se mete de cabeza en la pelea por el ascenso

André, futbolista del Montañeros que ayer jugó en banda y como punta, protege el balón ante Álex Pérez, lateral de la Sarriana | Pedro Puig
|

MONTAÑEROS 1 - 0 SARRIANA

Montañeros: Dani Moreno; Puri (Jonhy, min.68), Samu, Hugo Criado, Charly; Mauro, Fidi (Real, min.70); André (Sergio Fernández, min.86), Currás, Pancho; Rivera (Kevin, min.78).
Sarriana: Javi Liz; Borja, Ruchi, Núñez, Álex Perez; Luis Díaz, Keko; Jacobo (Javichu, min.61), Mauro (Omar, min.61), Diego Rey; Gerardo (Arón Formoso, min.75).
gol: 1-0, min. 57: Mauro.
árbitro: Rodríguez Delgado (Ourense). Amonestó a Samu y Sergio, por parte del Montañeros; y a Jacobo, Gerardo, Álex Pérez, Javichu y Ruchi, por parte de la Sarriana.


¿Cuántos partidos espesos y cerrados desatascan las acciones a balón parado? El Montañeros-Sarriana volvió a ser una prueba de ello gracias a un testarazo de Mauro a la salida de un córner que mete al equipo morado de lleno en la pelea por el ascenso a Tercera RFEF tras superar con nota su primer examen ante uno de los grandes favoritos de la categoría.

Un playoff de ascenso, aunque sea en modo liguilla, no es comparable a un campeonato regular. Cuesta avanzar cada metro y los partidos suelen ser más cerrados, sobre todo al inicio de la promoción Es lo que ocurrió en A Grela en un primer tiempo en el que el juego fue interrumpido innumerables veces por faltas, golpes y atenciones médicas. Los dos equipos se mostraron mucho respeto en sus intenciones pero ninguna piedad en el contacto.

A la media hora ya habían probado el césped, tras sufrir entradas de sus rivales, Rivera, Fidi, Gerardo y Samu, este último en dos ocasiones. Pero ni rastro de tiros a puerta ni de ocasiones de peligro real.

La velocidad y precisión de las combinaciones por dentro entre Keko, Mauro, Diego Rey y Gerardo eran la única nota diferente de un encuentro intenso y cerrado que el Montañeros trató de desbloquear por fuera, sobre todo con acciones de André por la derecha, y con juego directo sobre Rivera. Sin embargo, ni unos ni otros hacían daño a su rival. Picaban piedra sin parar pero sin encontrar premio.

Los únicos acercamientos con cierto peligro del primer acto se produjeron entre los minutos 39 y 41. En primer lugar, un centro desde la derecha de André estuvo a punto de provocar un malentendido entre Ruchi y Javi Liz ante la presión de Rivera; y, poco después, Diego Rey casi consigue un gol olímpico que impidió Dani Moreno con la ayuda del larguero.



Cambio de contexto


El hermetismo de la primera mitad voló por los aires a las primeras de cambio en la reanudación. La Sarriana montó un contragolpe vertiginoso con una conducción de Diego Rey, toques precisos y de primeras de Mauro y Gerardo y una vaselina, de cuchara, demasiado alta del propio Diego Rey. Y acto seguido, Rivera conectó el primer disparo a puerta del Monta, centrado y despejado de puños por Javi Liz, tras un recorte en el vértice del área.

El partido ya era otra cosa. El equipo morado, más urgido por culpa de empezar el playoff con un punto (segundo clasificado del subgrupo A) frente a los tres de la Sarriana (campeón del C), se vio obligado a arriesgar un poco más.

Sin embargo, el 1-0 no fue fruto del atrevimiento local, sino de su rapidez y de una empanada momentánea de la Sarriana. Fidi sacó un córner en corto para Currás y este puso un centro con la zurda mientras la zaga local aún no estaba preparada, ni cerca del banderín ni en el área. Mauro lo aprovechó, se hizo un hueco y cabeceó a bocajarro para batir a un Javi Liz congelado bajo palos.

El técnico Charly Díaz, que se cogió un cabreo monumental tras el gol en contra, respondió con dos cambios. Omar y Javichu al campo por Mauro y Jacobo. La Sarriana dio un paso al frente pero también desprotegió la espalda de sus centrocampistas en más ocasiones convirtiendo el choque en un ida y vuelta.

Se incrementaron las llegadas a las dos áreas, aunque sin ocasiones de peligro, mientras el paso de los minutos jugaba a favor de un Montañeros que supo protegerse con balón, especialmente gracias a un Real con sangre de horchata, y también sin él, en modo frontón. De hecho, estuvo más cerca el 2-0, por medio de Kevin y Sergio, que el 1-1 de una Sarriana que acabó sin ideas.

El Montañeros se mete de cabeza en la pelea por el ascenso