Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Otra maldición sobrevive

La reacción del conjunto naranja llegó demasiado tarde Etiquetas: Baloncesto, Basquet Coruña, LEB Oro, playoffs, Covirán Granada | Patricia G. Fraga
|


BASQUET CORUÑA 82 - 85 FUNDACIÓN CB GRANADA

  BASQUET CORUÑA (13+23+21+25): Peña (17), Javi Vega (16), McGhee (4), Matulionis (5), Monaghan (7) –cinco inicial– Maiza (7), Jakstas (3), Nwogbo (13), Belemene (10).
 GRANADA (26+18+19+22): Bropleh (25), Murphy (8), Germán Martínez (3), Costa (13), Bamba Fall (8) –cinco inicial– Bortolussi (11), Manu Rodríguez (4), Bressan (-), Christian Díaz (10), Iriarte (3).
ÁRBITROS: López Herrada, Franquesa, Checa. Eliminaron por cinco faltas a Nwogbo.
INCIDENCIAS: Segundo partido de semifinales de los playoffs de ascenso a la ACB disputado en Palacio de los Deportes de Riazor ante 1.100 espectadores.




El Basquet Coruña volvió a padecer la maldición del match ball en casa: por quinta vez desde que aterrizó, en el curso 12/13, en la LEB Oro. Granada se suma a Andorra, Melilla, Palencia y Manresa, equipos que evitaron en Riazor el KO en el cuarto duelo de eliminatorias al mejor de cinco.

El finalista de la parte alta del cuadro se decidirá el próximo miércoles en el Municipal nazarí. Otro fantasma a enterrar: el BC nunca ha ganado un último y decisivo choque de una eliminatoria jugando como visitante.

El arranque naranja fue lo opuesto de lo esperado. Su rival salió más despierto, con más ritmo y más agresivo. Como queriendo ganar el partido en 10 minutos. Con Bropleh tirando del carro, el cuadro nazarí dobló dos veces (7-14 y 9-18) al herculino, muy errático en los tiros de campo. Su principal alimento en este periodo fue... su principal carencia: los tiros libres. Desde el 4.60 anotó la mitad más uno de sus puntos, justo el 50% –otra vez– de los que firmó el Granada (13-26).

La horrible estadística local en el tiro (2 de 8 de dos y 0 de 6 desde el arco) pareció pasar al olvido en el inicio del segundo acto, con dos triples seguidos de Jakstas y Matulionis. Un espejismo. El Granada siguió anotando demasiado en el poste bajo y llevó su renta hasta un aterrador +16 (19-35).



Pgbaloncwsto7 21181780



Sergio García paró el partido y los suyos regresaron al rectángulo con el cuchillo en los dientes. Reactivado en defensa por Belemene y McGhee y en ataque por Javi Vega y los rebotes en el aro rival, el BC construyó un parcial de 13-2 que le devolvió a la vida. Sin embargo, una pequeña ‘caraja’ en el último minuto, cediendo dos rechaces en su canasta, estiró el déficit hasta los 8 puntos (36-44) al término de una primera mitad cerrada con gris oscuro 11 de 35 en lanzamientos de campo.

El tercer acto reabrió la esperanza a base de triples –tres consecutivos–, pero el Granada no se inmutó. Sobre todo porque los de Sergio García no fueron capaces de evitar las continuas respuestas, también desde el arco, de un Bropleh capaz de anotar con su par encima. Entre él y Fall aguantaron al conjunto visitante cuando el local amenazó más de cerca.

Un triple de Peña colocó al Coruña a una canasta (45-48). Ya no se acercaría tanto hasta los últimos segundos del encuentro. Cada nuevo intento moría por un error propio seguido de un acierto rival. García probó con Belemene sobre Christian Díaz, que aunque no pudo lanzar, penetró y sacó varios balones a compañeros liberados en el perímetro. Uno de ellos fue su homólogo Lluis Costa, que aprovechó un error defensivo para firmar, desde la larga distancia, el 55-63, al que Maiza le limó dos puntos para cerrar el cuarto.



Miedo, ilusión, decepción


Un triple de Iriarte abrió un último periodo en que el Basquet Coruña recuperó, durante la primera mitad, sus peores prestaciones. Mientras los locales sumaban de dos en dos, los visitantes lo hacían de tres en tres. Y dos 'bombazos' seguidos de Bropleh resucitaron la máxima distancia (61-77), ahora con solo 4:30 por delante.

El milagro tenía que llegar desde atrás. Y casi llegó. Si algo no se le puede reprochar al BC es el trabajo. El estajanovista que devolvió la ilusión a la grada de Riazor. El Granada optó por exprimir sus posesiones, se atascó y encajó un parcial de 13-3. A falta de 1:35 el Coruña volvía al partido (74-80). A continuación Belemene, clave, con dos tripes, en el resurgir, capturó un rebote defensivo, pero pisó la línea de fondo. Bola extra para el Granada.

Una falta innecesaria de Jasktas regaló dos tiros a Costa con 63 segundos en el reloj. Tras anotar Peña de tres, Bropleh devolvió el regalo errando dos libres. Javi Vega hizo lo mismo que el dominicano con solo 8 segundos (80-82). Díaz falló el segundo de dos libres y abrió la puerta a la prórroga, pero Monaghan, a quien hicieron una rápida falta a media pista para evitar que lanzara un triple, erró su primer intento desde 4.60, lanzó el segundo a fallar y Bropleh –cómo no– atrapó el rebote y sentenció con dos libres a tres segundos del bocinazo. 


Otra maldición sobrevive