Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

En busca de estabilidad

Carlos Rosende es el actual responsable de la secretaría técnica del Deportivo | rcd
|

No hay temporada tranquila en el Deportivo en los últimos años y eso se tradujo en profundas renovaciones de plantilla y también en cambios constantes de banquillo. La estabilidad es una tarea pendiente. Este verano, a partir del 1 de julio -dentro de un mes-, se estrena otra ventana de mercado que se va a extender hasta el 31 de agosto y, presumiblemente, incluirá muchas novedades.


Los primeros movimientos ya se han consumado y se han producido, además, en todos los estamentos deportivos de la entidad. El director deportivo, Richard Barral, ya no forma parte de la entidad blanquiazul y tampoco su secretario técnico, Alfonso Serrano, que fichó por uno de los que compartirá categoría con el Deportivo, el Albacete. Tampoco continúa el entrenador, Rubén de la Barrera.


A la espera de que el club determine si suple o no la vacante que dejó Richard Barral, Carlos Rosende ha cogido las riendas de la secretaría técnica y es el principal responsable de los fichajes y la planificación de la próxima temporada, mientras que al banquillo ha llegado Borja Jiménez, confirmado la semana pasada.


En la plantilla se han producido las dos primeras bajas y, por ahora, no se ha confirmado ningún alta. El Deportivo traspasó al Genk belga al central Mujaid Sadick, un movimiento que permite al club ingresar cerca de dos millones de euros. Además, comunicó la no continuidad de Nacho González, cuyo contrato incluía escapatorias a la conclusión de la temporada 2020-21. El conjunto herculino ejecutó esa cláusula y el jugador suramericano seguirá su carrera en otro club tras haber firmado en el Deportivo una temporada decepcionante, en la que tuvo continuidad con Fernando Vázquez y apenas dispuso de minutos con Rubén de la Barrera.


Los últimos años

Las revoluciones en la plantilla han sido una constante en las temporadas más recientes. En los cinco últimos ejercicios se produjeron casi 80 fichajes sin contar los jugadores que llegaron al primer equipo desde el filial blanquiazul (únicamente el de Borja Galán tras su salida al Alcorcón y su regreso al club).


El promedio fue de casi 16 incorporaciones por temporada. Especialmente agitados fueron los dos mercados de Segunda División: el primero, con Carmelo del Pozo como director deportivo; el segundo, con él en el mercado estival y Richard Barral en el de invierno. Fueron 17 y 22 fichajes, respectivamente, los que concretó el Deportivo en esas dos campañas en la categoría de plata antes de caer del fútbol profesional.


En la temporada que acaba en un mes, el Deportivo, con 22 fichas disponibles para la primera plantilla, seis de ellas reservadas a menores de 23 años, hizo once fichajes y subió a la primera plantilla, con dorsal, a Jorge Valín, Yago Gandoy, Rayco y Diego Villares, que fue elegido por la afición como el mejor jugador de la temporada a pesar de haber subido en el mercado invernal.


El club está inmerso en las salidas y las revisiones de contrato antes de enfocarse en los fichajes.

   El paso adelante de la liga
   El gasto de plantilla se quedó en torno a tres ‘kilos’
En busca de estabilidad