Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Rui Costa, visto y no visto

Foto: Quintana
|

La etapa de Rui Costa como deportivista fue tan fugaz como anodina. Apenas gozó de protagonismo y cuando saltó al terreno de juego prácticamente no aportó nada.


El delantero portugués fichó por el conjunto coruñés en septiembre de 2020. Su paso por el Alcorcón, donde había disputado 22 partidos y marcado tres goles en Segunda en la campaña 2019-20, y el hecho de compartir nombre con una de las mayores leyendas del fútbol luso hicieron tilín a más de uno. Pero el experimento no funcionó, Rui Costa no fue capaz de adaptarse a la Segunda B y en febrero regresó a su país para jugar en el Santa Clara de Primera División.



78 partidos en la Segunda División portuguesa, un encuentro en la máxima categoría lusa y las 22 presencias con el Alcorcón en la segunda competición española avalaban el fichaje del delantero de 25 años, cuya tarjeta de presentación también reflejaba su paso por el filial de uno de los grandes del fútbol luso, el Oporto.

“El Depor es un club de Primera y me pareció un buen destino venir para ayudar al club a conseguir el objetivo”, manifestó el jugador nacido en Vila Nova de Famalicão en su presentación.

Pero desde el principio quedó claro que no lo tendría fácil. Era uno de los cambios habituales en las alineaciones de Fernando Vázquez, pero apenas logró alcanzar los 25 minutos en un par de ocasiones, jugando siete minutos, 11 y 15 en otros tres encuentros.

De todas formas, cuando entraba al campo su aportación era prácticamente nula, equivocándose casi siempre en la toma de decisiones y evidenciando una clara ausencia de olfato goleador.

Su única titularidad llegó en el último partido de Fernando Vázquez en el banquillo. Disputó los noventa minutos en Zamora, pero tampoco aportó nada.

Jugó 20 minutos en el primer encuentro de la ‘era Rubén de la Barrera’ y nunca más. Hizo las maletas en febrero sin estrenar su cuenta de goles y asistencias.

   El gasto de plantilla se quedó en torno a tres ‘kilos’
   Nacho González, el primero en salir
Rui Costa, visto y no visto