Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

El campeón ríe tres veces

Anthony Davis lideró el ataque de los Lakers en el exitoso segundo episodio de la serie con los Suns
|

Día perfecto para los Lakers: le robaron el factor cancha a los Suns y besaron la lona por segunda vez consecutiva sus dos principales enemigos, los Clippers en casa contra los Mavericks y los Celtics arrollados en Brooklyn.


Los defensores del anillo dominaron en el marcador desde el ecuador del segundo cuarto hasta el del último y alcanzaron una renta máxima de 14 puntos (47-61) en los primeros minutos del tercero, que los Suns cerraron con la diferencia recortada a la mitad (72-79) tras triple casi sobre la bocinade Cameron Payne (19 puntos y 7 asistencias).


El base suplente de los locales, con más protagonismo del habitual por el mal estado físico de Chris Paul (6 tantos y 5 6 pase de canasta), derivado de un golpe en un hombro en el primer partido, siguió tirando del carro hasta ponerlo a la par (86-86) con otro acierto de larga distancia.


Un mate de Deandre Ayton (22 y 10 rebotes) dio a los Suns su primer ventaja desde el 10-8 y... la última en el encuentro. Un triple del 'reaparecido' Marc Gasol (6 puntos, 2 capturas, 2 pases lestales y 1 robo en 30 minutos en pista) inició un parcial de 4-13, que cerraron entre LeBron James (23 tantos y 9 asistencias) y Anthony Davis (34, 7, 10 rechaces y 3 tapones) y mandó a la lona a los Monty Williams, que cedieron por 102-109 y jugarán sus dos próximos partidos en el Staples Center.


Un Staples que dejan libre los Clippers para intentar enmendar el Dallas su precaria situación tras caer de nuevo ante los Mavs (121-127).


Tras una primera mitad eminentemente ofensiva y nivelada (73-71), los de Rick Carlisle desnivelaron la balanza en el tercer periodo (19-30), con Tim Hardaway Jr (28 puntos y 5 asistencias) y Luka Doncic (39, 7 y 7 rebotes) al mando de las operaciones.


En el último, el equipo texano cogió un superávit de 14 tantos (92-106). Paul George (28 tantos, 12 capturas y 6 pases letales) y Kawhi Leonard (41, 6 y 4) lo intentaron, pero lo máximo que consiguieron fue acercar a su equipo a cuatro (116-120), con 84 segundos en el reloj. Veintiuno más tarde, Hardaway, con su sexto triple en ocho intentos, enterró por segunda vez al vecino pobre de L.A.


Sepultados también acabaron los Celtics en Brooklyn, donde los Nets les asfaltaron en una primera mitad primorosa (71-51), especialmente de Joe Harris, que registró en el primer cuarto 16 de los 22 puntos con que llegó al descanso. El escolta solo anotaría tres más, fruto de su séptimo triple en 10 intentos.


Los de Steve Nash lo bordaron. En defensa, anulando a Jayson Tatum (9 tantos, con 3 de 12 en tiros de campo), y en ataque. Anotaron casi todo desde todos los lados y a los 20 minutos ya dominaban por 20 puntos (50-30) después de enroscar 9 de sus 15 primeros lanzamientos de larga distancia. Una preciosa canasta a aro pasado de Landry Shamet elevó la renta a 26 (58-32). El resto sobró.


Harris, Kevin Durant (26 puntos, 8 rebotes y 5 asistencias) y James Harden (20, 5 y 7) formaron en esta ocasión el 'Big Three' de los Nets, ya que Kyrie Irving estuvo un poco por debajo (15, 6 y 6). En el bando perdedor el máximo anotador fue Marcus Smart (19, con 5 de 8 desde el arco).


Los Celtics necesitan que el orgullo verde reaparezca en los dos próximos duelos, al amparo del Garden, para, por lo menos, no marcharse de vacaciones con una barrida en la maleta. 

El campeón ríe tres veces