Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

El Ara Solis es un infierno

Adrián Makaay (i), delantero y capitán del Fisterra, celebra su gol con Juan de Dora, que también marcó ayer frente al Barco | raúl lópez
|

El Fisterra no se rinde. Parecía muerto con el 0-1 pero este equipo luchará por la permanencia hasta el último suspiro. El equipo de Juan Porrúa completó unos últimos 20 minutos de furia ante el Barco. Y ganó.


Dejando a un lado la aberración de casi toda la temporada de situar a Álex Ramos, al que ayer lesionaron en el primer tiempo, en una banda, el Fisterra necesitó que le diesen una bofetada en forma de gol para reaccionar y ganar (merecidamente) el partido. El Barco se adelantó en una falta lateral que ejecutó con la zurda, muy cerca de la esquina, Carlos Cruz. El ex del Bembibre tiró a puerta con intención pero, entre el barullo, Rodri anticipó a Aarón López y, según el árbitro, llegó a rozar la bola. Para algunos fue del lanzador, para el colegiado de Rodri y para otros de Nathaniel en propia. En el minuto 56, después de una primera parte sosa en la que Makaay la tuvo la con zurda para el Fisterra y De Pedro y David (cerca de la escuadra) para el Barco, el Fisterra perdía y estaba en Preferente porque el Arzúa ganaba con comodidad al Atios. Antes del 0-1, Diego Martín tuvo una falta al larguero y Makaay un cabezazo casi a bocajarro tras un centro espectacular de Cespón desde la izquierda.


6 puntos

Tras la victoria de ayer, el Fisterra se queda a 6 de la salvación –la marcan Barco y Ribadumia– con 12 puntos en juego


¿Por qué el Ara Solis es un infierno? A falta de 20 para el final, el Fisterra iba 0-1. En el 70 empezó la remontada: buena jugada de Juan por la izquierda y cabezazo, casi sin esperárselo, de Eloy en el primer palo.


1-1. Con el empate, el partido se calentó a todos los niveles. Hubo entradas, protestas, gresca.


Con los nervios por las nubes y un partido fuera de control, el Fisterra es el que mejor los controla. Se alimenta de la tensión existente para vapulear a sus rivales. Y así fue. Breixo evitó el 1-2 de Rodri Alonso lanzándose a lo Puyol. Makaay firmó el 2-1 definiendo a la perfección con la zurda tras un pase de Natha y un error grosero de Rubio. Juan cazó un rechace en una falta de Capelo para hacer el 3-1. Aunque David Álvarez metió un golazo en el 3-2, Marcote sentenció a pase de Bilal llevando la bola hace su zurda y fusilando. 

El Ara Solis es un infierno