Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Los sub-23, un quebradero de cabeza y llave a los jóvenes

El brasileño es uno de los que deja de tener ficha sub-23 | AEC
|

La próxima temporada, a falta de que se oficialicen las bases de la competición, la nueva Primera Federación aumentará el cupo de jugadores de la primera plantilla en un dorsal, un total de 23, pero también subirá la proporción de jugadores menores, precisamente, de ese mismo número en lo que a edad se refiere. Eso supondrá un quebradero de cabeza para los equipos, principalmente para los considerados favoritos al ascenso, entre los que estará el Deportivo, y al mismo tiempo también es una llave para los jugadores jóvenes del club (categorías inferiores) y de los caladeros en los que pretende pescar el equipo.


Ese es el perfil, por ejemplo, de uno de los jugadores que han sido relacionados con el Deportivo, el delantero portugués Paulinho, del Fafe, que tiene 21 años y juega en la categoría de bronce del país vecino, en la que es uno de los futbolistas de mayor proyección. El Fafe es de la zona norte de Portugal, una de las áreas que el Deportivo peina para reforzarse.


Del primer plantel de la campaña actual solo mantienen esa condición Mujaid, Gandoy y Valín


En cambio, otros futbolistas que están en la agenda blanquiazul como los del Compostela: Miki Villar, Brais o Bicho, pasan ya de esa edad, uno de los hándicaps que entrañaría su llegada al Deportivo.


En la temporada en curso, los equipos podían tener un máximo de 16 fichas de mayores de 23 años en plantillas de hasta 22 efectivos. Es decir, podía haber más futbolistas jóvenes, pero, como mínimo, en el caso de completar los 22 dorsales disponibles, media docena tenían que ser menores de 23. 


En el caso del Deportivo, fue un ejercicio de mínimos. El portero colombiano Lucho García, el centrocampista del Sevilla José Alonso Lara, el central Mujaid Sadick, el lateral Jorge Valín y el centrocampista Yago Gandoy sirvieron al Deportivo para cumplir con la normativa de la Federación Española en la última temporada de la Segunda División B. Posteriormente se sumó a ese grupo el brasileño Raí, que llegó en el mercado invernal. En cambio, promocionaron en esa misma ventana dos jugadores del Fabril que ya pasaban de los 23 años: el centrocampista Diego Villares, que fue un fijo para Rubén de la Barrera, y el canario Rayco. El primero tiene contrato la próxima temporada; el insular, no.


Quince más ocho


El límite de jugadores mayores de 23 que tendrá la Primera Federación la próxima temporada será de quince. En total, habrá 23 dorsales en lugar de 22, pero para completarlos debería contar con ocho jugadores menores de 23.


Actualmente, en la primera plantilla del Deportivo solo estarían en esa franja Mujaid, que tiene un acuerdo para su traspaso al Genk belga, movimiento que dejará unos dos millones de euros en las arcas blanquiazules; Raí, que finaliza contrato con el Deportivo (firmó por unos meses), Yago Gandoy y Jorge Valín.
Adri Castro, que tiene contrato en vigor y esta temporada estuvo a caballo de los dos equipos principales del Deportivo, tampoco entra en la categoría de menores de 23 años. 


Pablo Brea, por el que el club ha apostado como un guardameta de proyección, sí podría ser inscrito en caso de que el club quiera disponer de tres porteros, aunque, para no dejarle, en teoría, con poca participación, lo lógico es que pueda seguir acumulando minutos con el filial y partidos con el primer equipo, más si se quedan Carlos Abad (que en sus redes sociales apuntó a su continuidad) y Lucho García, otra apuesta del Deportivo que dio sus frutos en el curso recién finalizado, en el que le acabó arrebatando la titularidad al tinerfeño.


Sin haber renovado a Raí, que precisamente hoy cumple 23 años, Miku, Derik, ni Rayco, el Deportivo tiene a 19 jugadores mayores de esa edad cuando el cupo es de 15. Eso obliga a movimientos, aunque, evidentemente solo con las salidas lógicas que van a producirse, ya estará dentro de ese límite que impone la Federación. Incluso por debajo. Futbolistas como el nigeriano Uche Agbo, Fede Cartabia, Diego Rolan, además de Mujaid, no seguirán. Y a esa relación lo normal sería que se sumasen otros como Beauvue o Nacho González. 

Los sub-23, un quebradero de cabeza y llave a los jóvenes