Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Un equipo a la altura de su afición

|

Muchos deportivistas estuvieron pendientes el pasado domingo de lo que sucedía en el Municipal de Villanueva de la Serena (Badajoz) con la celebración del encuentro entre el Bilbao Athletic y el Celta B, ya que el conjunto ganador conseguía la clasificación para la eliminatoria decisiva en la que se pondrá en juego una plaza para militar en la próxima Segunda División.


Antes de iniciarse el duelo pude hablar con varios aficionados blanquiazules y el sentimiento era unánime: que ganasen los cachorros rojiblancos. Sólo pensar que el filial celeste compitiese en una categoría superior que el Deportivo provocaba a todos ellos un sufrimiento nunca visto.


Ayer más de uno afirmó haber respirado tranquilo tras conocer el triunfo vasco por dos a uno, pero recordaban, como si se pudiese olvidar fácilmente la penitencia, que “el precio será volver a jugar la próxima temporada con el Celta B, algo que es lamentable, por no calificarlo de humillante”.


El nuevo mal trago que padecerá el deportivismo en la campaña que se pondrá en marcha este verano debe hacer reflexionar a más de uno para evitar que se repita. Por ello, desde los despachos de la Plaza de Pontevedra se debe confeccionar un equipo de garantías para regresar tras la temporada 2021-2022 al fútbol profesional. Será el único modo de devolver el apoyo incondicional a una afición que ha demostrado ser la única en estar a la altura de las circunstancias tras las derrotas sufridas, que han causado en los tres cursos anteriores dos descensos y ver próximo otro en el actual.

Un equipo a la altura de su afición