Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

El peor ataque desde el descenso con Lotina

Claudio Beauvue (d) fue una de las grandes decepciones de la temporada. El caribeño solo marcó un gol en todo el curso, el que anotó en la primera jornada |AEC
|

El gol —o más bien, la falta de él— ha sido el principal lastre con el que ha tenido que lidiar el Deportivo durante la recién finalizada temporada 2020-21. Sus paupérrimos números en ataque han condicionado cualquier opción de la escuadra coruñesa de conseguir meterse en la pelea por el ascenso a Segunda División. 


Cuando arrancó el curso, la presencia de delanteros con experiencia en Primera División como Diego Rolan, Miku o Claudio Beauvue invitaban a soñar con un conjunto coruñés poderoso en ataque en su aventura en Segunda División B. Sin embargo, el uruguayo apenas disputó cuatro partidos y marcó dos tantos antes de marcharse en el mercado de invierno; el caribeño, que ha completado una campaña para olvidar, finalizó con una sola diana, la que marcó en la primera jornada de Liga; mientras que el venezolano, entre las lesiones y la falta de forma física, tardó en arrancar y no hizo acto de presencia hasta el tramo final de la Liga. Acabó como el máximo artillero con siete goles, pero aun así, se tratan de unos números muy pobres para un futbolista con su trayectoria en el fútbol profesional, que ahora juega en el tercer escalón.



Para temblar


Los números del conjunto herculino en ataque son para echarse a temblar. Acabó la primera fase de la liga como el segundo equipo menos goleador del grupo 1-A con 14 tantos en 18 partidos (solo superó los 12 del Guijuelo, que fue colista), y aunque maquilló las cifras en la segunda fase, despidió la temporada con 22 dianas en 24 partidos, lo que ofrece una media de 0.91 tantos por encuentro. Se trata de la novena peor de la historia blanquiazul y la más baja desde el descenso a Segunda División en la campaña 2010-11, con Miguel Ángel Lotina como entrenador.


En aquella Liga, la escasa capacidad realizadora condenó al Deportivo, tras veinte temporadas consecutivas en Primera División. El equipo coruñés descendió con 43 puntos, con un balance de 10 triunfos, 13 empates y 15 derrotas.


Con una media de 0.91 goles por partido, la escuadra blanquiazul ha exhibido durante la recién finalizada temporada 2020-21 su novena peor ofensiva de toda la historia en la Liga


La escuadra herculina solo vio portería en 31 ocasiones en 38 jornadas. De hecho, fue el equipo menos goleador de aquel campeonato, con una media de 0.81 tantos por encuentro, y el cuarto peor ataque del equipo coruñés en toda la historia.


Once deportivistas estrenaron su cuenta goleadora en la campaña 2010-11, aunque el máximo realizador del equipo, Adrián López, apenas alcanzó los siete tantos. Misma cifra que el pichichi blanquiazul de esta última temporada, Miku, y también durante la Liga 2020-21 han anotado once futbolistas.
Hay que remontarse hasta el curso 1964-65 para encontrarse el peor ataque de la historia del club. Aquel Depor, que militaba en Primera pero acabó descendiendo como colista, apenas marcó 18 tantos en 30 partidos, con una media de 0.60 dianas por encuentro.


En la Liga 1972-73, los herculinos finalizaron con 22 goles en 34 jornadas y una media de 0.64.
La tercera peor ofensiva del Deportivo tuvo lugar durante el campeonato 1973-74, cuando los blanquiazules militaban en Segunda. El equipo, que llegó a tener cuatro entrenadores aquel curso, anotó 30 tantos en 38 encuentros, con una media de 0.78 dianas por partido. El equipo herculino fue tercero por la cola y bajó a Tercera (aún no existía la Segunda B).


32 goles con Caparrós


Otra de las peores campañas de la historia reciente a nivel realizador, además de la del descenso a Segunda con Miguel Ángel Lotina, fue la 2006-07, con Joaquín Caparrós en el banquillo de Riazor.


Aunque la escuadra blanquiazul finalizó en el decimotercer puesto de la Liga, exprimió al máximo su escaso bagaje ofensivo, ya que apenas marcó 32 goles en 38 partidos, luciendo una media de 0.84 tantos a favor por encuentro en el segundo y último curso del sevillano en A Coruña.

El peor ataque desde el descenso con Lotina