Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

“Arrieros somos...”

|

Si hay una competición en la que está a la orden del día el relevo de un entrenador esa es el Brasileirao, donde el desfile de técnicos es incesante. Y es un torneo en el que, por regla general, los clubes que más entrenadores destituyen a lo largo de la temporada suelen ser los que pierden la categoría. No todos pero sí la gran mayoría.


Eso va camino de ocurrirle al Lugo esta temporada. Hace pocas semanas acaba de contratar al cuarto entrenador de la actual campaña, el vigués Rubén Albés. Anteriormente pasaron por el banquillo lucense los últimos meses Luis César Sampedro, Mehdi Nafti y Juanfran, que empezó la temporada y aguantó solamente cinco jornadas tras haber salvado al equipo del descenso poco antes.


Pero la clave de la pésima situación actual ha estado en el sorprendente cese de Mehdi Nafti, algo que todavía no ha sido explicado por la directiva a estas alturas cuando se han cumplido ya más de dos meses de la arbitraria decisión. Se habló de un problema relacionado con el covid, pero eso no se lo creyeron ni dentro del propio club.


Lo que sí es cierto es que en la capital del Sacramento existe un gran malestar por el errático comportamiento del actual presidente, el presuntuoso Tino Saqués, dueño de la sociedad en este momento, por lo que hace y deshace a su antojo. Debe saber mucho de fútbol y de planificaciones, pero no lo está demostrando. Mientras, los títeres que tiene alrededor siguen dejándose manejar.


A propósito de esta situación hay que recordar desde La Coruña las declaraciones del citado Saqués a finales de la pasada temporada, cuando el Deportivo tuvo aquel problema con el Fuenlabrada.


El dirigente lucense tardó poco tiempo en ponerse incondicionalmente al lado de Tebas e incluso realizando unas manifestaciones despectivas con referencia al club coruñés y con cierto aire de superioridad. Claro, en aquellos momentos el Lugo era equipo de Segunda División ‘A’ y el Deportivo podía consumar definitivamente el descenso a la ‘B’, como ocurriría finalmente.


Fernando Vidal, entonces presidente del Deportivo, le afeó sus palabras y le aplicó a Saqués un conocido refrán: “Arrieros somos y en el camino nos encontraremos”. No ha pasado mucho tiempo desde aquello y ahora el Club Deportivo Lugo va camino de encontrarse con el Deportivo en Segunda División ‘B’ o como se llame ahora esta categoría, con la inestimable colaboración de Saqués.

“Arrieros somos...”