Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

LaLiga lleva a la Audiencia el ‘caso Álex Bergantiños’

El capitán fue denunciado por la presunta comisión de un delito de alteración del buen orden deportivo | javier alborés
|

LaLiga se ha empecinado en fracasar con el ‘caso Bergantiños’. Esta vez ha presentado en la Audiencia Provincial un recurso para intentar evitar el sobreseimiento de la causa abierta contra el capitán del Deportivo por aquel audio de WhatsApp que compartió con sus compañeros de vestuario antes del partido con el Fuenlabrada en agosto del año pasado.


El archivo será definitivo en el caso de que nuevamente se desestime en la Audiencia Provincial. Y lo normal es que así sea, según explican fuentes jurídicas.


En su último recurso, LaLiga alega que se produjo una vulneración del derecho constitucional al utilizar los medios de prueba para su defensa.


Esta vez, a diferencia del anterior de recurso (de reforma), si apunta a un delito que podría haber cometido Bergantiños en relación con el artículo 286 del Código penal: “directivos, administradores, empleados o colaboradores de una entidad deportiva, cualquiera que sea la forma jurídica de ésta, así como a los deportistas, árbitros o jueces, respecto de aquellas conductas que tengan por finalidad predeterminar o alterar de manera deliberada y fraudulenta el resultado de una prueba, encuentro o competición deportiva de especial relevancia económica o deportiva”. Es decir, le acusa, presuntamente, de propiciar el amaño de aquel partido con el Fuenlabrada por comentar a sus compañeros de equipo que o que le habían dicho el presidente y el abogado del club es que la Segunda División con 24 equipos estaba “imposible” y que la única alternativa para sacar al equipo en el fútbol profesional era que siguiera para delante el procedimiento abierto con el Fuenlabrada y lo descendieran administrativamente.


LaLiga insiste en que ese mensaje desvela indicios de la comisión de un delito por querer alterar el buen orden deportivo. El ministerio fiscal, que en este caso recae en Luis Anguita Juega, señala en un escrito que lo “único que hace” Bergantiños con ese mensaje es “dar información de cómo está la situación” y “ninguna responsabilidad ni competencia tiene obre el procedimiento administrativo que haya contra otro club”, así que no ve “ninguna relevancia penal” en este sentido.


En el texto del fiscal a la Audiencia, incide en que interpretar la existencia de delito por ese fragmento del mensaje de Bergantiños y por otro en el que se refiere a un “partido de paripé” ante el Fuenlabrada, “es una elucubración que más parece de discusión de fútbol en un bar que en un informe jurídico y es no tener en cuenta la situación tan complicada y de tensión que hubo esos días”.


“Es un mensaje de grupo de WhatsApp y ninguna acreditación, ni siquiera mínima, hay de intento de amaño del resultado, salvo el enfado, por no decir otra palabra más fuerte, por la situación deportiva que se estaba viviendo”, razona el fiscal Anguita Juega ante el recurso de LaLiga y en la misma línea en que se había manifestado ya con anterioridad.


La fiscalía incluso recuerda el partido con el Fuenlabrada, que consideró “intenso, de resultado incierto”, en el que vencía el equipo madrileño, el Deportivo empató a cinco minutos para el final y en los últimos segundos del tiempo de descuento “una decisión arbitral discutible supuso un penalti a favor” del equipo local que le dio la victoria.


“Entender de ese partido que pudo haber un amaño, más parece de una novela o película de ficción que de un procedimiento judicial”, insiste el fiscal.


Anguita Juega critica la actuación de la acusación (LaLiga) en este procedimiento puesto que considera que “lo que no puede darse en Derecho es una investigación prospectiva o inquisitoria porque lo quiera una persona concreta, sea física o jurídica, como en este caso”. Es decir, cuestiona que la patronal del fútbol español con Javier Tebas a la cabeza denunció sin base al centrocampista del Deportivo, que fue detenido a principios de agosto del año pasado, un par de días antes del partido del Fuenlabrada, por miembros de la Policía Nacional que se desplazaron de madrugada desde Madrid para proceder a la detección de Bergantiños en un parque próximo a su residencia y trasladarlo a las dependencias de Lonzas para que prestase declaración.


El fiscal entiende, en este sentido, que “no pueden practicarse diligencias que no tengan una base fundada en la investigación de un hecho delictivo, con indicios de que este se haya podido cometer”.


La Fiscalía aboga por la desestimación del recurso interpuesto por LaLiga y que se confirme la resolución recurrida. La Audiencia Provincial tiene ahora en su mano dar carpetazo al asunto.

LaLiga lleva a la Audiencia el ‘caso Álex Bergantiños’