Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Luciano Calvo: “Lo deseaba tanto que noto que me he sacado un peso de encima”

Chano Calvo, máximo mandatario del Bergantiños, en la comida con dxt campeón en la que se reunieron presiente, vicepresidente, secretario, entrenador y capitán | marema
|

No se ha relajado del todo, pero lo disfruta a su manera. Para un hombre de éxitos en los negocios, un club de fútbol debería ser una liberación, pero no. Él ve al Bergantiños como un proyecto en el que todo debe funcionar a la perfección. Como dice, se ha sacado un peso de encima, pero ya piensa en el futuro. Chano Calvo, el presi, asimila el ascenso a Segunda RFEF.


¿Qué sensaciones tiene Chano Calvo días después de conseguir el ascenso?

Era algo que deseaba tanto que noto que me he sacado un peso de encima.


El presidente del Bergantiños vio la primera parte del partido contra el Arosa en la sala de trofeos y la segunda al lado de una portería.

Estaba muy nervioso y los directivos con los que estaba viendo el partido me ponían más nervioso aún.


Además, me acordé de que, en otra ocasión, di suerte al equipo estando cerca de una portería. Tengo que decir que fue la primera vez de esta temporada en la que me iba a las vallas.


En la portería en la que estaba Chano, Uzal marcó el 2-1.

Vi la jugada perfectamente, que Uzal metió el pase en profundidad y que se iba hacia el área. Cada balón que tiene Cano es sinónimo de peligro, sacó un centro medido y ya vi el gol. Salté y abracé a los chicos que había por allí.


¿Qué hizo cuando el árbitro pitó el final?

Me acerqué al banquillo, vi que manteaban al entrenador, después se acercaron a mí, empecé a dar abrazos y ya no recuerdo nada más. Sé que fui al vestuario, a la cafetería y que me paró mucha gente pero no podría decir a quien.


El Bergantiños fichó hace poco más de un año a Lemos como tercer entrenador de la pasada temporada.

Para mí es horrible dar de baja a un entrenador, pero era una situación muy cuestionada por los socios y el público y el ambiente se enrarecía más. Miguel lo entendió y se portó como un caballero. Después hablé con Lemos, pero la directiva optó por darle una oportunidad a un técnico de la casa, a Borja Facal, y yo accedí.


¿La directiva del Bergan no quería a Lemos en primera instancia?

Yo había hablado con Lemos pero, como he dicho, la decisión se toma entre todos y a mí me pareció bien que Borja relevase a Miguel.


¿Incorporan a Lemos para resolver una mala dinámica o para algo más?

Teníamos miedo a descender, a caer de nuevo en el pozo de Preferente. Sabía que, cuando fichamos a Lemos en enero, no había tiempo suficiente para reaccionar y meternos en fase de ascenso pero también pensábamos en Lemos de cara a la siguiente temporada.


¿Entendería que José Luis Lemos tuviese mejores propuestas que la del Bergantiños?

Lo entendería pero el mundo no se para. Lo lógico es que cuando se produce un ascenso haya continuidad y el del entrenador será el primer paso que demos a partir del partido contra el Arenteiro. Vamos a pensar en lo mejor para cada parte pero es algo que hay que tratar como se debe.


¿Le da mucha importancia el club a la figura del entrenador?

Sí, gracias al trabajo del entrenador, hoy en día el Bergantiños es otro, pero también es cierto que el caché de Lemos no es el mismo hoy que antes del partido contra el Arosa. Tratamos de facilitarle todo lo que nos pidió, aunque en algún caso no fue posible.


¿En qué momento empieza el presidente a pensar en la próxima temporada?

Hace mes y medio, el vicepresidente y yo hicimos un presupuesto para ver la cantidad que podíamos dedicar al primer equipo teniendo en cuenta la posibilidad del ascenso. Hay que mover bien ese dinero y fichar bueno, bonito y barato.


¿Le da pena que el Bergantiños juegue en un campo como el de As Eiroas y no en uno de césped natural?

En su día, se llevaron el campo de fútbol de hierba natural del centro del pueblo al polígono y es una pena. Le hicieron un daño inmenso al Bergantiños y al pueblo de Carballo. Hay mucha gente que viene al campo por la autopista y vuelve a irse por la autopista sin pisar Carballo. Hay una zona del pueblo en la que se puede intentar crear una ciudad deportiva y se lo he comentado al ayuntamiento. Sería una historia muy distinta porque ahora parece que el Bergantiños está desterrado a 3 kilómetros del centro. Además de eso, sufrimos mucho el viento en los partidos en As Eiroas. 

Luciano Calvo: “Lo deseaba tanto que noto que me he sacado un peso de encima”