Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Déjà vu en Riazor

|

E l momento en el que se encuentra el Real Club Deportivo La Coruña me hace recordar lo sucedido en aquel lejano 1988.


La junta directiva, en una situación precaria en el aspecto económico y deportivo, se encomendó a la cantera para salir adelante. A pesar de las limitaciones de ésta, chavales que habían militado en las categorías inferiores del club blanquiazul dieron el salto al primer equipo y con su esfuerzo sobre el rectángulo de juego consiguieron revertir la marcha en el torneo de la regularidad. Luego, con el paso del tiempo, algunos de ellos tuvieron la oportunidad –al saber aprovecharla– de asentarse en la plantilla, lo que les valió para vivir mejores tiempos y levantar títulos en el club donde habían dado sus primeros pasos en el deporte rey, lo que supuso un orgullo y satisfacción para ellos y todos nosotros.


Hoy, treinta y tres años después, nos encontramos ante una tesitura similar. A diferencia de entonces, el RCD cuenta con una cantera de garantías que permite afrontar el futuro que viene con mayor optimismo y menor número de interrogantes. El actual Consejo de Administración, consciente de ello (aunque lo exija la normativa) ya tenía en mente dar un giro a la política deportiva y ‘tirar’ de la cantera para que cuente con más protagonismo en el primer equipo.


Estoy seguro que con estos futbolistas que han mamado deportivismo desde sus inicios en el balompié, y algunos fichajes que apuntalen el plantel, el RCD volverá a ser el ‘Superdepor’ que no hace mucho tiempo encandiló al planeta fútbol.

Déjà vu en Riazor