Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Dos caminos hacia el bronce

El preparador del Deportivo valoró el punto sumado ante el Marino de Luanco aunque de poco le sirve al equipo en cuanto a sus aspiraciones de estar en Primera Federación | javier alborés
|

El Deportivo depende de sí mismo para estar en la Primera Federación pero las cuentas ya no son tan fáciles como si hubiera ganado el domingo al Marino de Luanco.


La victoria en Miramar habría dejado a los blanquiazules a un pasito de la tercera categoría, que estaba en condiciones de certificar con un nuevo triunfo ante el Langreo el próximo domingo a las 19 horas.


Ahora, como hacen los GPS, hay que recalcular la ruta. Es factible que el Deportivo sea nuevo equipo de la categoría de bronce el próximo domingo pero para eso deben darse dos premisas: que gane su partido ante el Langreo y que previamente el Numancia no se imponga en A Malata al Racing de Ferrol. Ese choque comenzará a las 17 horas y será retransmitido, al igual que el de Riazor, por la televisión autonómica.


Con esa combinación, victoria del Depor y empate o triunfo verde, los dos equipos de la provincia de A Coruña estarían entre los 40 que conformarán la Primera Federación dentro de unos meses. Para todo lo demás, habría que esperar a la última jornada, en la que el Deportivo acude al campo del Numancia, Los Pajaritos, y el Racing de Ferrol cierra el curso en Miramar ante el Marino de Langreo. Los asturianos no se juegan nada, al igual que ante el Deportivo el domingo.


Los deportivistas seguirán dependiendo de sí mismos pase lo que pase en la jornada del próximo fin de semana en su partido y el de A Malata, pero en función de los marcadores que se den, podría necesitar la victoria en Soria para obtener la clasificación o le valdría un empate en Los Pajaritos siempre que los numantinos no se impongan en A Malata.


Riazor, un fortín

El Deportivo despedirá el año en el Estadio de Riazor, que se ha convertido en un fortín en las últimas jornadas de la temporada. En esta segunda fase los dos partidos que el equipo jugó como local se tradujeron en sendas victorias ante el Marino de Luanco, con un gol de penalti de Miku, y el Numancia, al que se impuso también por la mínima, pero anotando dos dianas. La primera fase del campeonato la concluyó con tres triunfos como local. Se deshizo del Guijuelo, del Pontevedra, en una final por la supervivencia y ganó también al Zamora, aunque ese triunfo no le sirvió para acceder a la tercera plaza de la clasificación y, en consecuencia, se quedó fuera de la lucha por el ascenso a Segunda División.

Dos caminos hacia el bronce