Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Bahía San Agustín: una isla en el baloncesto balear

El equipo insular, en una foto oficial de la presente temporada | CB IMPRENTA BAHÍA SAN AGUSTÍN
|

Rudy Fernández y Álex Abrines dejaron Palma de Mallorca como adolescentes. Hoy son dos estrellas del baloncesto europeo. En su ciudad, la más grande en España que nunca ha tenido un equipo en la ACB, no había futuro. Incluso la vecina isla de Menorca se codeó en la élite durante cinco temporadas (2005-09 y 2010/11).


En 2007, durante la época dorada del Básquet Menorca, surgió en Palma un modesto club fruto de la fusión entre el Imprenta Bahía y el San Agustín. Mezclaron nombres y se lanzaron a la aventura. El proyecto se cocinó a fuego lento. En seis años dio el salto de EBA a LEB Plata. Y en otros tres subió a LEB Oro.


Sin hacer mucho ruido, se acostumbró a jugar el ‘playoff’ y en 2019 irrumpió en la final por el ascenso, donde Bilbao Basket le despertó del sueño ACB. De aquella temporada sólo queda el nombre, pero este curso apunta nuevamente a las eliminatorias y el viernes espera en Son Moix la visita del Básquet Coruña.


Ambos equipos protagonizaron el primer partido de la segunda fase con un claro triunfo naranja en Riazor (94-76). Un mes después, comparten la mejor racha de la categoría con tres victorias seguidas. Los baleares cierran los puestos de ‘playoff’ y deben seguir ganando para asegurar su presencia en la postemporada.


Tándem en el banquillo


Pau Tomás y Alejandro Pérez forman un inédito tándem en el banquillo de Palma –ningún otro equipo de LEB Oro cuenta con dos entrenadores principales–, que empezó el curso con tres derrotas antes de encadenar siete victorias para cerrar su clasificación por detrás de Castelló y Granada en el Este.


Líder de la primera fase en los apartados de tiros libres (76% de acierto), rebotes totales (32 capturas por partido) y ofensivos (9,9) y robos de balón (8,2), en las seis jornadas del grupo por el ascenso es el último en la estadística de rechaces (25,8 totales y 6,3 ofensivos por encuentro).


Esa caída se explica desde el rendimiento del pívot noruego Karamo Jawara, que ha pasado de dominar con 9,9 puntos y 7,6 capturas en 31 minutos por partido a reducir su importancia en la rotación con 5,2 tantos y 1,8 rechaces por encuentro desde que empezó la segunda fase. 


Anotadores compulsivos


Sólo hace falta echarle un vistazo a los números de Bahía San Agustín para encontrar a sus dos estrellas: Ronnie Harrell Jr. y Kristian Kullamäe. El alero estadounidense (17 puntos por partido) y el escolta estonio (16,5) fueron los dos máximos anotadores de la categoría en la primera parte de la temporada. 


Harrell, que llegó a Palma el pasado verano tras un breve paso por Rumanía y Luxemburgo, se quedó en sólo once tantos (3 de 14 en tiros) en Riazor, pero en las tres últimas victorias (Palencia, Valladolid y Oviedo) promedia 21. Kullamäe, cedido por San Pablo Burgos y una de las sensaciones de la categoría, entró en el quinteto ideal de la pasada jornada (le metió 25 a Oviedo).


Completa el juego exterior el base Pol Figueras, canterano del Barça y que llegó a disputar dos partidos en ACB con el primer equipo en 2016. La pasada campaña jugó en el Ourense y este año dirige al equipo con acierto (10,7 puntos y 6,7 asistencias por encuentro).


El mejor Raffington


Por dentro, ante el bajón de Jawara, sobresalen tres jugadores con hechuras de ala-pívot: Jacobo Díaz, ex de Marín que promedia 11,8 puntos y 5,9 rebotes por partido, el estadounidense Sean McDonnell, que presenta una tarjeta de 8,4 tantos y 4,1 por encuentro, y, sobre todo, Justin Raffington, que de octubre a enero vistió la camiseta del Básquet Coruña.


El '4' alemán atraviesa su mejor momento de forma desde que llegó al baloncesto español. En la segunda fase firma ocho puntos y cuatro rebotes por partido y en las victorias contra Palencia y Valladolid alcanzó su tope anotador (12) por dos veces. 


Milan Suskavcevic, Sergi Huguet y los hermanos Alejandro y Diego Rivas completan la corta rotación de Palma Bahía San Agustín –hándicap el viernes ante el Básquet Coruña–, la isla del baloncesto balear y amenaza de la racha naranja.

Bahía San Agustín: una isla en el baloncesto balear