Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Las rachas de victorias del Deportivo

|

Escribo esta columna cuando aún no se ha jugado el partido ante el Racing de Ferrol y usted está leyéndola cuando ya sabe el resultado, también sabe el juego que hemos desarrollado, quien ha destacado, quien ha fracasado… En definitiva, que el estado de ánimo que tengo yo ahora mismo no es el mismo que tendrá usted al leer estas líneas. Si hemos perdido el partido el desánimo será generalizado y ya sólo apelaremos a un milagro. Con un empate estaremos sacando las calculadoras, viendo los resultados de la jornada y resaltando que para hacer bueno ese punto hay que seguir ganando. Y si felizmente ganamos nos entrará la euforia, esperemos que también la prudencia y estaremos deseando que llegue el domingo siguiente para sumar otra victoria. Y el ánimo será otro, que duda cabe.


No se ha prodigado mucho el Deportivo en estos últimos años en eso de enganchar una racha positiva de resultados, pero eso no significa en modo alguno que eso no pueda producirse. Sin ir más lejos, el año pasado, con el equipo hundido en el fondo de la clasificación, conseguimos enganchar siete triunfos seguidos. Uno con Luis César y los seis restantes con Fernando Vázquez. El problema es que luego vinieron otros siete partidos sin ganar, un virus, un parón, un final de temporada a puerta cerrada y unos hechos finales que mejor no recordar. Tenemos que remontarnos a la temporada 2013-2014, también en Segunda y también con Vázquez, para encontrar otra racha de triunfos. Un 2-0 al Castilla (¿recuerdan aquel gol de chilena de Marchena?), 0-1 al Recre, 3-1 al Mallorca y un 0-1 a la Ponferradina. Unos resultados que nos llevaron a la parte alta de la clasificación y que ya no abandonaríamos hasta final de temporada consiguiendo el que hasta ahora es nuestro último ascenso a Primera. Y ya, por último, el año anterior y - vaya casualidad- también con Vázquez sumamos cuatro triunfos seguidos en Primera. El problema es que de los 7 siguientes partidos solo ganamos uno y descendimos al acabar la temporada. Un año antes, en la 2011-2012 en Segunda y con Oltra, las rachas de triunfos fueron constantes, pero eso ya nos queda un poco lejos.


No han sido muchas las rachas de victorias del Deportivo en esta última década. Más bien ha sido al contrario y hemos destacado por las rachas de partidos sin ganar, que en alguna ocasión parecían interminables. Pero eso no quiere decir que sea imposible. En este formato tan extraño en que han convertido esta temporada la Segunda B, estamos en una situación que lo mismo miramos para arriba que para abajo. Hace una semana, contra el Guijuelo, tuvimos algunos minutos de buen juego que no habíamos visto en todo el año y que, de no mediar unos errores garrafales de cara a puerta, podríamos haber ganado con bastante más facilidad. Sé que muchos de ustedes podrán decir que el día del Unionistas se vieron momentos de buen juego y que a la semana siguiente hicimos el ridículo contra el Coruxo, pero si hay algo que nos caracteriza a los deportivistas es no perder la fe en el equipo hasta el último momento. Luego nos llevaremos más o menos disgustos, pero la fe que no nos la quiten.


Lo dicho, escribo esta columna antes del partido ante el Racing de Ferrol del cual acaban ustedes de leer la crónica en este mismo periódico. Ahora solo espero que no me hayan hecho quedar mal los jugadores del Depor.. 

Las rachas de victorias del Deportivo