Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

El peso del Depor en las instituciones deportivas

|

El depor se está adaptando. Suena duro admitir que estamos en la Segunda División B, pero es una realidad. El 2020 parece que sólo trajo desgracia en modo de coronavirus y a nivel deportivo, una caída brutal para el deportivismo. Quien nos iba a decir que íbamos a preguntar a los seguidores blanquiazules si les gustó su equipo ante un adversario de Tercera División, pero así es la “nueva normalidad”. Sin embargo, yo prefiero decir que muy normal no es que un club centenario, el más laureado de Galicia en cuanto a títulos, milite en una división no profesional.
Pero hay que asumir este duro golpe, debido a la mala gestión deportiva de las últimas directivas del club coruñés y con el “tiro de gracia” del jefe de la Liga de Fútbol Profesional (LFP), Javier Tebas, que con una bochornosa actuación se saltó todas las normas habidas por haber, con la ‘licencia’ del Consejo Superior de Deportes. En una palabra, que el presidente de la LFP demostró quien la tiene más grande en el negocio del fútbol.
¿Y ahora qué? Pues el Depor tendrá que aceptar su nueva realidad, a la que le empujaron, para tratar de tomar impulso y volver a dar el salto al fútbol profesional. Eso le corresponde a Fernando Vázquez, a su cuerpo técnico y también a su plantilla. Que dicen, a juicio de los expertos, que se formó un equipazo. Veremos, que la categoría en la que milita va a pedir mucha exigencia y también mucha suerte. Habrá que comprobar si, además de algo de fútbol (talento), hay jugadores que sepan sufrir.
En cuanto al Consejo de Administración, éste también tendrá que jugar su partido en esta “nueva normalidad” y no es otro que ganar peso en los órganos deportivos, sobre todo en la RFEF. En condiciones normales el Deportivo tendría mucho que decir en el sistema de competición de la Segunda B, pero hoy es una moneda al aire.

El peso del Depor en las instituciones deportivas