miércoles 08.04.2020

El Fabril hizo lo que debía

El Fabril ha conseguido, a nivel mediático, que haya pasado totalmente desapercibida la actuación del vigués Extremadura Hernández. El árbitro del partido del pasado domingo en Abegondo entre el filial del Deportivo y el Compostela, un equipo enormemente perjudicado por la actitud provocadora de un tipo que expulsó a Bicho con dos amarillas en menos de dos minutos y que generó un estado de crispación en futbolistas, cuerpo técnico y aficionados del club santiagués.

Lo único importante del Fabril-Compos para el público general ha sido el detalle (detallazo) que protagonizaron los jugadores deportivistas en el descuento de la segunda parte. Extremadura Hernández estaba deseando perjudicar un poco más al Compostela y aprovechó una acción de Pato, que tenía el balón cosido a sus guantes, para señalar un libre indirecto por pérdida de tiempo dentro del área: cerca de la frontal y ligeramente escorado a la zona derecha del ataque del Fabril. Los futbolistas del filial, como ha señalado Iago Parga a este diario, habían decidido entregar la pelota al Compostela y así lo confirmó su entrenador.

El gesto del Fabril fue, sin duda, deportivo (nunca mejor dicho) pero ni se dejó marcar un gol ni tiró un penalti fuera a propósito. Los valores son tan indudables como la dificultad de marcar gol para el Depor B en esa situación. Podría haberlo intentado al menos, cierto. El equipo de Luisito hizo lo que debía pero es triste que tengan que ser los futbolistas o su entrenador los que tomen las decisiones arbitrales correctas. ¿Para qué están ellos entonces?

Más que una acción de honor de cara a la galería como han tratado de destacar numerosos medios informativos y cuentas de Twitter, la determinación del Fabril ha sido, simple o sorprendentemente, una decisión de sentido común, de lógica, de repudia a un árbitro.

El Fabril hizo lo que debía
Comentarios