viernes 06.12.2019

A luchar por escapar del farolillo rojo, la cola de la clasificación

Ya nos hemos echado a la espalda el farolillo rojo. ¿No les da vergüenza?. A mí sí y que conste que ya he vivido etapas deportivistas nada menos que en Segunda B y Tercera, pero esta, la actual situación del Dépor, supera todos aquellos malos tragos. Por mucho que intente convencerme Carmelo del Pozo, esto no se hace a un club centenario y con temporadas altamente brillantes. 

Tanto el director deportivo como los que manejan la dirección del club se habrán dado cuenta, si es que la tienen, de que el problema del actual equipo no era el entrenador... es que los jugadores, muy pocos, tienen la calidad que exige la hoy LaLiga SmartBank. Al equipo, además, clama algo tan elemental a la hora de saltar al terreno de juego como es la ambición. Sobre el césped hay que hacer algo más que tocar al balón o mirar para él. Hay que correr, correr y correr. ¿Entendido?.

Lo que vimos la otra noche, noche dominguera, es para tomar muy en serio lo que resta de competición, que es más que suficiente, para marcar pautas y todo eso que hace falta en el equipo. Si ha de seguir siendo con los mismos mimbres, que me temo que así será, hay que echar mano de los que están dispuestos a todo o de lo contrario echar mano de la cantera, porque el euro no abunda demasiado, pero sí debe de aplicarse y exigir la dignidad que se merecen tanto el club como la ciudad que lo acoge. Ya está bien de tomarnos el pelo. Manos a la obra y a que el Deportivo escape cuanto antes del farolillo rojo que acaba de coger. Conste que no quiero echar más leña al fuego, pero sí que por encima de todo está el Deportivo.

Para ello ahí está el compromiso que nos marca el calendario con la visita al Abanca-Riazor el penúltimo de la cola, el Málaga C.F., otro exPrimera, que dirige y entrena un exdeportivista, Víctor Sánchez del Amo, que me temo esté en la cuerda floja que se dice, si es que no causa baja después de completar esta columna, y que sólo ha ganado un partido lejos de La Rosaleda, el primero de la temporada como el Deportivo -0-1- al Racing de Santander.

La ocasión para el Depor la pintan calva, que se dice, si Luis César Sampedro, el nuevo técnico blanquiazul, acierta a elegir los once titulares al poder contar ya con los cuatro que faltaron en el Gran Canaria por compromisos internacionales, pero, insisto, sin que sea obligado el utilizarlos a todos -ya me entienden- sin dejar de pensar en la juventud que está destacando en el filial. En fin, los que sean ...pero que ganen y salten un poco en la tabla clasificatoria. Y, como no, ... ¡Forza Dépor!.

P. D: Parece que el histórico amaño Levante-Zaragoza de final de la temporada 2010-11, que hundió al Deportivo en Segunda va camino del final. El abogado del Depor Jesús Sánchez Veiga está llevando bien el caso, pero hay algunos, que debieran estar calladitos, no hacen más que revolver la mierda. Algún día podré sacarlo a la luz. Ahora lo importante es que el Deportivo recupere unos cuantos millones de euros que perdió al descender de categoría o devolverlo a Primera, con descenso de uno de los implicados (Levante o Zaragoza), y a la vez sancionarlos con una buena multa para el Depor. Pero España es diferente y ahí estamos ocho temporadas después. No quiero pensar que Levante y Zaragoza salgan de rositas.

A luchar por escapar del farolillo rojo, la cola de la clasificación
Comentarios