sábado 14.12.2019

Con baño incluido

Con baño incluido
Comparto la opinión de Natxo González que competir en Riazor para cualquier equipo de la categoría considerado del montón es “un chollo”. Es decir, cuando un rival tiene mucho que ganar y nada que perder juega cómodo y sin presión. Ahí creo que coincidimos. Pero lo que no puede suceder es que, además de eso, el titular del banquillo contrario, Antonio Iriondo en el partido de ayer, te haya dado un baño táctico de campeonato, de los que hacen época, que te deja en evidencia por lo limitado que eres con la pizarra.
A Natxo González al término del encuentro se le veía abatido, roto como su equipo y con ganas de ir para su casa a darse cabezazos, según dijo a la prensa.
No obstante, sí hubo algo que le honró fue salir en defensa de sus futbolistas, que también llevan algunas semanas haciendo un ridículo monumental al seguir demostrando, jornada tras jornada, que están rindiendo muy por debajo de su nivel. Por este motivo, se debe añadir que ninguno de ellos ha dado un paso al frente para tirar del carro y liderar el juego blanquiazul. Hacía mucho que uno no veía a unos protagonistas tan poco implicados con el escudo y los colores que defienden.
¿Y qué me dicen del palco noble? Pues que de marketing e imagen lo llevamos de cine; el Depor es referencia en eso, pero que de fútbol andamos justitos. Que habrá que pedir cuentas a Carmelo del Pozo, pues me temo que Tino Fernández deberá hacer la octava muesca y eso da muy poco prestigio. Qué triste.

Con baño incluido
Comentarios