martes 25.02.2020

La selección femenina, con Carolina Marín, la gran baza

Arranca la competición continental en la localidad francesa de Lievin
La onubense estará acompañada por Bea Corrales, Ania Setién, Lorena Uslé, Paula López, Manuela Díaz y Claudia Leal  | efe
La onubense estará acompañada por Bea Corrales, Ania Setién, Lorena Uslé, Paula López, Manuela Díaz y Claudia Leal | efe

España concentra en la selección femenina, liderada por Carolina Marín, grandes esperanzas e ilusiones de cara a los Campeonatos de Europa por equipos, que hoy arrancan en la localidad francesa de Lievin. 

La onubense, vigente campeona olímpica de bádminton en categoría individual, será la gran baza de la numerosa delegación española, dirigida por Carlos Longo. 

Los objetivos del equipo femenino son ambiciosos, pese a la baja de la guipuzcoana Clara Azurmendi. La presencia de Carolina Marín multiplica las prestaciones de un equipo que completan Bea Corrales -la madrileña reaparece tras la larga recuperación de una lesión de rodilla-, Ania Setién, Lorena Uslé, Paula López, Manuela Díaz y Claudia Leal. 

La mejor del mundo
“Contamos con la mejor jugadora del mundo, que es Carolina Marín. Esto ya es una carta muy a nuestro favor. Además, el resto de jugadoras son bastante experimentadas a nivel internacional, otras son jóvenes o van por primera vez, pero estoy seguro de que van a completar el grupo a la perfección”, explicó Longo. El equipo femenino partirá desde el Grupo 7, que comparte con las selecciones de Noruega, Polonia, Escocia y Suecia. 

El desafío es igualar el bronce conseguido en las dos últimas ediciones. 

“La situación con respecto a otros años es distinta porque este año salimos de cabeza de serie siete y en unos supuestos cuartos de final nos tocaría con un cabeza de serie número cuatro, como Dinamarca, Francia o Rusia, y a priori sería un enfrentamiento duro”, sostuvo el seleccionador español. 

“Hay que ser realistas y quizás este año sea más complicado lograrlo”, recalcó. 

La perspectiva del equipo masculino es distinta. Nunca ha superado la fase de grupos, por lo que derribar esa barrera es el primer reto. 

“Este año vamos como cabeza de serie y, además, nos ha tocado un buen grupo. No voy a decir que tenemos el pase asegurado pero los equipos son asequibles”, confesó Longo. El equipo masculino está encuadrado en el Grupo 8 junto a Bulgaria, Croacia, Israel e Italia.

Comentarios