jueves 09.07.2020

“Renuncio a muchas cosas, como salir a tomar un helado”

Carolina Marín comentó que “yo soy la que gana medallas, pero sin las personas que tengo detrás sería imposible”
La onubense reconoce que, después de proclamarse campeona olímpica en Río de Janeiro, notó por parte de sus rivales “mucha más amistad, como que la tensión se relajó un poco más”  | efe
La onubense reconoce que, después de proclamarse campeona olímpica en Río de Janeiro, notó por parte de sus rivales “mucha más amistad, como que la tensión se relajó un poco más” | efe

Carolina Marín, campeona olímpica en Río y del mundo en tres ocasiones, aseguró que para alcanzar su nivel tiene “que renunciar a muchas cosas”, como salir a tomar un helado con sus amigos. 

Concentrada en el Centro de Alto Rendimiento de Sierra Nevada, la onubense intervino en un encuentro virtual organizado por la Universidad Alfonso X El Sabio y moderado por su director del área de Deportes y Nutrición, Raúl Notario. Con él departió durante una hora sobre aspectos claves de su preparación y de su día a día, reveló que su competitividad está presente hasta cuando juega al parchís y ponderó a su equipo de trabajo. 

“Yo soy la que gana medallas, pero sin las personas que tengo detrás sería imposible. Mi equipo lo forman tres entrenadores, dos fisioterapeutas, mis compañeros de entrenamiento, mi psicóloga, mi jefe de prensa y mi mánager”, comentó. 

Carolina Marín explicó que su día a día está marcado por los entrenamientos. 

Rutina diaria
“Hoy, por ejemplo, me he despertado a las 8.00. Me he ido a desayunar y a las 9.00 me tocó la primera sesión de gimnasio hasta las 10.15. A las 10.30 hemos empezado el trabajo en pista. En Sierra Nevada tengo a dos compañeros ayudándome. Con ellos hemos hecho la parte táctica, hasta las 12.30. Por la tarde, empiezo a las 16.00, pero sobre las 15.40 ya estoy en el pabellón para calentar. Por la tarde la sesión es más técnica, hasta las 17.30, y hasta las 19.00 continúo con la parte física. Después, hasta las 21.00, tengo fisio. Ceno y luego ya me meto en la cama hasta el día siguiente. Así de lunes a sábado por la mañana. El sábado por la tarde y el domingo descanso”, indicó. 

Esa carga de trabajo es, precisamente, la razón de su éxito. “El deporte de alto nivel es muy exigente. Me encantaría salir a tomarme un helado con amigos, pero la mayoría de las veces digo que no. En el deporte de alto nivel se rechazan muchas cosas, por eso tienes que tener las cosas muy claras”, apuntó. 

Carolina Marín puso en valor asimismo el trabajo psicológico y su competitividad. “Soy competitiva hasta jugando al parchís. Mi abuelita por parte de madre a veces me dejaba ganar porque cuando perdía me enfadaba tanto que dejaba de hablarle”, recordó. 

Esa búsqueda constante de la victoria, no obstante, le permite acercarse a la consideración de mejor jugadora de la historia. Con cuatro títulos europeos y tres mundiales, le faltaría por conquistar un segundo oro olímpico. 

Su triunfo en los Juegos Olímpicos de Río 2016, según afirmó, le permitió ganarse a sus rivales. 

“Respeto siempre ha habido, pero noté un cambio después de Río. Noté mucha más amistad, como que la tensión se relajó un poco más”, dijo.

Comentarios