Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Miguel Alvariño: "Iba a dejar el deporte, ahora pienso en París"

|

Sus allegados lo bautizaron como Maikel, un arquero de alto nivel nacido en As Pontes (A Coruña) en 1994 que ha resurgido tras tiempos duros y que no se oculta: está en el mejor momento de su carrera.


Alzó el pasado fin de semana el título de campeón de Europa en recurvo, la modalidad olímpica, y son los Juegos el próximo reto para Miguel Alvariño.

"Estoy trabajando muy bien, tengo la mente mejor que nunca", afirma en una entrevista con Efe.


Aunque el "año pasado estaba tirando muy bien", ahora, señala, lo hace "igual o mejor", pero hay un factor decisivo: "Está la suerte conmigo", explica.


Parte de su equipo técnico ya no es el mismo, pero sigue el "sistema de siempre"; lo que sí ha cambiado es el material con el que se pertrecha.


Tuvo problemas con él, dio el salto a la firma norteamericana Hoyt y desde que cogió "ese arco" le "está yendo muy bien".


Eso sí, si hay algo que pone en valor Alvariño es haber pasado a trabajar "con un 'mental coach'", un entrenador mental, cuando antes lo hacía con un psicólogo deportivo.


"Se nota en los resultados; me está ayudando a no darme la solución, sino a buscar yo la solución a los problemas", indica el deportista.


La retirada de su plaza para los Juegos Olímpicos de Tokio, que ocupó Daniel Castro, también de As Pontes, fue el peor momento de los "dos últimos años, un caos".


Al hacer balance, el arquero manifiesta que daba "igual lo que hiciera, siempre tenía una meiga encima".


Un mal fario que no le "dejaba tener resultados" positivos, pero hace suya la frase "lo que no te mata te hace más fuerte; no me mataron, así que estoy más fuerte".


Todo queda atrás cuando ve "las medallas que he conseguido este año; hace no más de seis meses iba a dejar el deporte, estaba muy quemado y decepcionado".


"La suerte no estaba de mi lado; ahora estoy motivado, estoy pensando en París", estima Miguel Alvariño.


Pese al puesto que ocupa a escala internacional con sus recientes éxitos, hace frente a su preparación con pocas ayudas: "Me pago mi fisioterapeuta o el material, sin becas no podía continuar", agrega.


Con la victoria del fin de semana pasado, está "primero en el ránking mundial", pero hay "gente justo debajo": "Incluso los 20 primeros, que son profesionales como yo, pero yo a nivel económico no lo soy", añade.


El pontés señala que el equipo nacional es "de los mejores que hubo en España" y sus integrantes siguen "siendo una piña".


Como uno "de los mejores equipos del mundo", incide en que lo "más interesante es conseguir plaza para los Juegos por equipos, marcará una diferencia respecto a los demás países".


Casi sin descanso, "esto sigue", regresa a los entrenamientos, descansará apenas "quince días" en agosto y en octubre disputará la final de la Copa del Mundo, su primer gran obstáculo antes de París. 

Miguel Alvariño: "Iba a dejar el deporte, ahora pienso en París"