miércoles 26.02.2020

El Madrid entra en un bache con otra derrota

El Barcelona acabó con su mala racha ganando a domicilio a un Fenerbahce que llegaba a la cita tras victorias consecutivas
Alexey Shved fue una pesadilla para el conjunto que entrena Pablo Laso, al que castigó con 21 puntos y 13 pases de canasta, en tanto que Fabien Causeur fue, junto con Jordan Mickey, el único jugador del Real Madrid que se salvó de la quema    | SERGEI ILNITSKY
Alexey Shved fue una pesadilla para el conjunto que entrena Pablo Laso, al que castigó con 21 puntos y 13 pases de canasta, en tanto que Fabien Causeur fue, junto con Jordan Mickey, el único jugador del Real Madrid que se salvó de la quema | SERGEI ILNITSKY

El Real Madrid llegó a Moscú con un racha de trece victorias seguidas y colíder de la Euroliga, y se va con dos dolorosas derrotas y un mar de dudas. Ayer cayó ante el Khimki (102-94), que no le ganó desde la defensa sino desde el ataque con un Alexey Shved imparable: 21 puntos y 13 asistencias.

El Madrid, que llegó a perder por más de 20 puntos, volvió a hacer agua en ataque y también se mostró blando en defensa. Campazzo volvió a dar síntomas de cansancio en la dirección, pero Llull y Laprovittola tampoco le ayudaron. Sólo dieron la talla Jordan Mickey, que logró 20 tantos ante su antiguo equipo, y Fabieb Causeur, que llegó a los 17.

Por su parte, el Barcelona tomó aire en Estambul, donde completó un partido sólido en defensa y solvente en ataque para vencer al Fenerbahce (74-80) y poner fin a tres derrotas consecutivas en la Euroliga.

Liderado por la garra de Víctor Claver (17 puntos), Malcolm Delaney (14) y el desequilibrio en la zona de Brandon Davies (14) y Nikola Mirotic (12 y 11 rebotes), el conjunto de Svetislac Pesic recuperó sensaciones.

Parcial diferencial
Fue un duelo con mucha tensión, especialmente en un primer tiempo bipolar (39-42), con un cuarto para cada equipo. El tercer cuarto tapoco aclaró el panorama (58-61). Sí lo hizo un parcial de 2-10 en el ecuador del último acto.

Hoy es el turno del Valencia Basket y el Baskonia. El equipo ‘taronja’ visita al Zenit con el objetivo de lograr un triunfo que le pueda alzar a la octava plaza y que redondee la victoria lograda el martes en la cancha del también ruso Khimki.

El conjunto de Jaume Ponsarnau llega a esta cita sin haber pasado por España entre ambos choques y reforzado por la victoria, por haberla logrado como visitante, algo especialmente difícil en la Euroliga, y también por haberla conseguido sin ‘cincos’ pues tanto Mike Tobey como Bojan Dubljevic están lesionados.

Ese obstáculo se mantendrá para el choque de  hoy, con el agravante de que el Zenit tiene en la pintura a Gustavo Ayón y a Will Thomas.

Por último, el cuadro vitoriano examina su reacción ante el CSKA, vigente campeón de Europa, en una de sus canchas malditas, donde solo ganado dos veces en 19 visitas.

Los de Dusko Ivanovic afrontan su segundo encuentro ruso consecutivo, tras caer ante el Zenit, con la intención de sorprender a un equipo que ha mejorado a pesar de no poder contar con Daniel Hackett y Will Clyburn. De hecho, los hombres de Dimitris Itoudis encaran este duelo tras frenar en seco al Real Madrid, tras 13 victorias consecutivas.

Comentarios