Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Viejos y nuevos amigos.

|

A lo largo de nuestra vida son muchas las personas que pasan por ella. Unos llegan y se quedan toda la vida, lo que vienen siendo los amigos de toda la vida. Otros llegan y se van, que son gente que igual no cuajan y desaparecen sin más. Y también tenemos los viejos amigos, esa gente que conocimos hace mucho, que fueron grandes amigos, que compartimos muchas cosas con ellos y que no volvimos a saber de ellos porque la vida nos llevó por caminos diferentes, pero que un buen día nos los volvemos a encontrar y oye, que nos llevamos una alegría al verlos de nuevo.


Bueno, pues traducido al lenguaje deportivo, la temporada que viene nos vamos a encontrar con equipos de todo tipo. En este tercer año en el sótano del infierno (porque quedamos en que bajar a Segunda era ir al infierno, no lo olvidemos), tenemos no uno ni dos, sino hasta 11 equipos diferentes a los que nos enfrentamos el año pasado. Ascendió uno, el Racing, bajaron 5, pero entre los que vienen de Segunda, los que suben de Segunda RFEF y esto del cambio de grupo pues tenemos un montón de novedades.


Los que llevan 3 años con nosotros ya los sabemos: el Racing de Ferrol, que no le veíamos desde hacía 40 años y ahora ya llevamos 3 seguidos, el filial del eterno rival, la Cultural, que nos pasa lo mismo que con los ferrolanos y nuestros nuevos amigos del Unionistas, que ya va a ser también el tercer año que coincidimos con ellos y parece que hemos hecho muy buenas migas. Repetimos con los madrileños de la periferia: el Dux, el Rayo Majadahonda y el Sanse e incorporamos a un viejo conocido de los recientes años de Segunda: el Alcorcón (nunca olvidaremos aquel 4-0 que nos metieron el año de Oltra). También incorporamos a un viejo conocido de los 80, el Castilla y, por supuesto, el equipo del virus y el paripé de cuyo nombre no quiero acordarme. Volveremos a ver al Córdoba, que provocó el cese de Victor Fernández en 2015 y al Linares. También al Mérida, que fue refundado y sustituyó a aquel con el que nos vimos las caras un par de años en Primera. Y también al Badajoz, al que parece que estamos expoliando vistos los fichajes y rumores que circulan por ahí. Y volveremos a ver al Pontevedra, que ha ascendido brillantemente.


Y ya por último otros tres andaluces y el Ceuta. Con los caballas creo que no hemos jugado nunca porque, curiosamente, estuvieron en Segunda en la 80-81, que fue la que el Deportivo estuvo en Segunda B. Con el San Fernando tampoco nos hemos estrenado nunca y, ya por último, jugaremos contra dos equipos que tienen mucha rivalidad entre ellos: los campogibraltareños (llámenles así y no gaditanos, que si no se mosquean) del Algeciras y la Balompédica Linense, la popular Balona. Con los algecireños jugamos en Segunda durante la primera parte de los años 80 y allí, los más mayores no se olvidan de que en 1984 un gol de Carlos Brizzola en el último minuto les derrotó en Riazor y les condenó al descenso. Desde aquel año no les hemos vuelto a ver. Y en cuanto a la Balona pues nada, que va a ser la primera vez que juguemos al pie del Peñón, porque creo que ni nos invitaron nunca al Trofeo Ciudad de la Línea y en liga no hemos coincidido jamás.


Pues esta es la temporada que se nos avecina. Una temporada en la que tendremos que volver a sacar la ilusión de no se sabe donde y en la que ya sí que tenemos que ascender. Porque como decía el presidente Lendoiro, a las nuevas generaciones ya se lo debemos, que los pobres no han visto nada más que desgracias. Aunque eso sí, yo tampoco vi un ascenso a Primera hasta los 22 años y menudas alegrías me llevé después.

 

Viejos y nuevos amigos.