Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Vergonzoso

|

Estupefacto me estoy quedando con todas las movidas que se producen, antes y después de los partidos, en las Ligas profesionales de fútbol. Parece que se ha vuelto a poner de moda esperar a los autobuses de los equipos visitantes para amedrentarlos, lanzándoles todo tipo de objetos.

Paralelamente reseñar los enfrentamientos entre aficionados, como sucedió este pasado fin de semana en Vigo entre los del Celta y Rayo Vallecano, donde las imágenes ofrecían el espeluznante espectáculo de cómo un individuo golpeaba en la cabeza a otro, estando inconsciente en el suelo de una acera. Tanto los comités, la propia Liga, los clubs, servicios de seguridad y los propios medios de comunicación… No aprovecharon las circunstancias para revindicar un posicionamiento radical antiviolencia. Entendí que después de lo vivido en el entorno del Manzanares, se había aprendido la lección. Pues veo que no, se sigue sin tomar las medidas adecuadas… ¿Hasta cuándo?... ¿Hasta la próxima tragedia?. Vergonzoso.

Cambio de tercio. Decía Luis Aragonés que la clave en las competiciones futbolísticas, para conseguir los objetivos marcados, se centraba en estar en las mejores condiciones para afrontar los últimos diez partidos. Pues a esa vara de medir del técnico madrileño se ha abierto un nuevo cauce, la primera categoría de la Federación. No hace mucho les referenciaba ‘el pico y pala’ para afrontar este Deportivo dicha competición. Aquí no llega con esperar las últimas diez jornadas, se debe hacer una política de continuidad en el esfuerzo. Todos los partidos son de una trascendencia ilimitada. No permite el más mínimo resquicio para la relajación y el error. Cualquier contrariedad y acercamiento de los que vienen por detrás en la clasificación, puede generar dudas e intranquilidad, que si no son controladas con inmediatez pueden degenerar en quiebra. La próxima jornada en tierras riojanas que debe servir para reconducir el bajón ‘anímico’ de lo sucedido ante el Real Unión.

Por otra parte, hoy jornada de Uefa Youth League en Riazor. Todo un espectáculo que propiciarán Deportivo y el Dinamo de Kiev y que estará arropado por una afición inconmensurable. Todo un regalo extra para la familia blanquiazul. Será un nuevo hito deportivista con visos de continuidad. No será nada fácil si se analiza el discurrir del equipo rival en la competición, pero a un partido todo puede suceder y seguro que así será.

Sigo sin entender que no puedan jugar los más destacados, amparándose en su importancia en el primer equipo. Vivencias como la de hoy, no se deben anular a unos chicos que nunca las podrán volver a vivir. Trilli hoy no fue convocado por temor a una lesión que pueda perjudicar su presencia el próximo domingo. Es cuestión de opinión, pero también se puede lesionar en un entrenamiento o en una convocatoria con la selección española, como así aconteció en su momento. Todo es relativo en el índice de probabilidades. El lateral tendrá que asumirlo con resignación profesional.

Finalizo. Ya está arreglado el desaguisado parcial del campo grande de A Torre. Me alegro.

Como siempre un placer.

Vergonzoso