Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Pico y pala

|

Terminada la última jornada futbolística, aprovecho para sacar conclusiones con la vista puesta en el futuro clasificatorio de este Deportivo, teniendo como perfil el mantener su estatus de líder clasificatorio, que permitiría el tan ansiado ascenso al fútbol profesional.

Nadie va a regalar absolutamente nada y cada enfrentamiento, sobre todo fuera de casa, representará una nueva oposición hacia el objetivo inicial. Tras sufrir en tierras madrileñas, la mejor noticia es que el equipo no baja la guardia ante las adversidades. No entiendo cómo se autorizan instalaciones como las de Villaviciosa de Odón, sin menoscabar a dicho ayuntamiento, entiendo que la categoría merece otras prestaciones. Pero es lo que se encontrarán todos los equipos y por lo tanto no quedaba otra que hacerle frente y así lo hicieron.

Tengo que reconocer que con el paso de los días, la labor de Borja Jiménez comienza a sentirse, ha conseguido aunar esfuerzos y empatías. Hacía tiempo que esos sentimientos no fluían con tanta intensidad en el terreno blanquiazul. Ya se sabe que en el deporte, cada uno de nosotros tiene una visión distinta de las cosas y además opinar es libre, pero es innegable que el cambio que se está produciendo internamente es meritorio y así se debe reconocer.

El Racing de Santander no cede en su línea de perseguidor. Por ello, los dos próximos partidos se presentan como un punto de inflexión (Zamora-Racing de Santander). No serán definitivos, queda mucho, pero si pueden marcar un antes y un después. Hoy en tierras zamoranas se representa la primera prueba de fuego, el cuadro del gallego Yago Iglesias, comienza a resucitar de sus cenizas y no pondrá nada fácil el choque. Esperemos que el frio que se espera no sea una adversidad insalvable.

Cambio de tercio. La pasada semana el Grupo Popular del Ayuntamiento coruñés, denunciaba la mala gestión que se estaba realizando en la reforma de los campos de césped artificial de A Torre. Desde estas mismas líneas ya hiciera eco del sorprendente ejercicio de incompetencia que se estaba llevando a cabo. Les recuerdo que el equipo de Gobierno municipal adjudicó la remodelación de cuatro campos por casi un millón de euros, para posteriormente ampliar esa cifra en 147.000€, con motivo de un sobrecoste. Una vez finalizadas las obras, a dos de los campos se le detectan sorprendentes anomalías, imposibilitando su homologación futbolística. No queda aquí la cuestión, el ya famoso campo de Eirís vuelve a sufrir un nuevo e inadmisible retraso. Adjudicadas las obras en su momento, se anulan ahora debido a un sobrecoste de un 25%. Vamos… toda una antología del disparate organizativo. Esperemos por bien del fútbol coruñés que las aguas vuelvan a su cauce lo antes posible y los ciudadanos puedan disfrutar de unas instalaciones al nivel adecuado. Que no es tan difícil.

Finalizo con un doble apunte. En el último partido del Real Madrid el tiempo de juego real fue de 60 minutos y en el del Atlético, 45. Algo habría que hacer para cambiar estas dinámicas. Por otro lado y pensando en lo que nos pueda corresponder, esperemos que esta guerra psicológica que se mantiene entre rusos y los miembros de la OTAN no entre en un callejón sin salida. Era lo que nos faltaba. Aunque salvaguardar la vida de los ciudadanos es lo primero, los posibles boicots censurarían muchas competiciones, incluido el choque del juvenil deportivista ante el Dinamo de Kiev.

Como siempre un placer.

Pico y pala