Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Héroes deportivos

|

A lo largo de mi contacto semanal con ustedes, vengo ensalzando y poniendo en valor la referencia de incontables directivos de clubes, que con su trabajo diario, logran sostener el entramado deportivo de base. Sin ellos, sería imposible mantener el organigrama actual. Las administraciones, bajo el paraguas de sus ‘coaccionantes’ contribuciones, suelen utilizar su estructura para glorificar sus números de gestión. El trabajo, casi siempre en silencio, purifica la estructura deportiva de nuestro país. Enumerar todo el desarrollo sería eterno.
 

Para certificar lo anteriormente expuesto, pongo como ejemplo la puesta en escena de la XXX  edición del Torneo Internacional de Fútbol Base Ciudad de A Coruña que estos días se viene disputando en las instalaciones Arsenio Iglesias de A Torre, organizado por una entidad coruñesa curtida en mil batallas, la SD Orillamar.
 

Participarán, en las distintas categorías, 21 clubes con 74 equipos en liza y 1200 deportistas. Todo un ejemplo de esfuerzo y dedicación de sus directivos y colaboradores, que nunca han dejado de creer en su fundamento y contra viento y marea, logran alcanzar sus retos colectivos.
 

Esta pincelada de gestión, me sirve como homenaje  a todos aquellos que día a día, con especial dedicación, logran que las distintas competiciones puedan tener luz. Debiendo las administraciones ofrecerles las mejores condiciones para que todo fluya de la mejor manera. 
 

Muchas veces, los contratiempos sorpresa hacen que se arroje la toalla. Se deben buscar fórmulas que flexibilicen los procesos y erradicar burocracias difíciles de entender. Enhorabuena a la SD Orillamar por lograr llegar a su XXX aniversario y con la vista puesta en un largo discurrir.
 

Cambio de tercio. Me sigue resultando difícil de entender el engranaje que el Deportivo tiene entre la cantera y su primer equipo. Se creó toda una organización predispuesta a generar semilla que germinase en el último escalón competitivo. Tras la consecución de la última Copa de España Juvenil, se intuía que el proyecto estaba en su recta final y propiciaba la llegada de valores canteranos a la cima. Un pequeño ramillete era ascendido para situarse a las órdenes de Borja Jiménez. Pasada la temporada, el reflejo muestra la imagen de la desolación. Ninguno de ellos logró alcanzar la regularidad y al final optan por otras soluciones muy alejadas. Muy sorprendente en medio del silencio externo, como tónica del Club.
 

Finalizo con un recuerdo. Paralicé el tema Rubiales-Tebas por cansino. Pero es imposible abstraerse  de semejante sin sentido. Espionaje, ataques dialecticos, amenazas de tribunales… lamentable espectáculo. A todo esto el Consejo Superior de Deportes del Reino de España, comandado por Franco, mirando para el suelo. La incompetencia política alcanza niveles escandalosos. Es muy triste ver cómo las cosas funcionan por propia inercia.
 

Como siempre un placer. 
 

Héroes deportivos