Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Dilema

|

Hace unos días, polemizaba con mi buen amigo Vicente… sobre una cuestión que sobrevuela en los mentideros futbolísticos de la ciudad coruñesa. Me trasladaba el feo comportamiento, que él entendía, protagonizaban los responsables de la cantera deportivista con aquellos jugadores que no terminaban de renovar con la entidad. Chicos de 13 años donde sus intereses no estarían asociados a los blanquiazules de cara al futuro, son apartados de la disciplina de su actual equipo, bajo la imposición: “O firmas o no juegas”. Se me exponía que no era muy propio de una Entidad que se precie de sus valores, ‘humillar’ a un niño de tan corta edad por un interés profesional.

Mirándolo sentimentalmente, la verdad es que suena mal. Pero si uno es consciente de los entresijos que se mueven en todo este proceso, hay que ser más escéptico y admitir la realidad presente. Todo depende del cristal con que se mire, pero en las distintas categorías del fútbol base coruñés, ejemplos de estas historias abundan en demasía. El usurpar jugadores de otros clubes, está al orden del día. Cuando llega la hora de comenzar la temporada, cada uno mira su propio ombligo y suele hacer lo que pueda o lo que le dejan. La mayor parte de la veces, el nivel es tan depredador, que entiendo que es mejor dejarlo en la conciencia de cada uno de los gestores correspondientes. Particularmente, ejercería de Salomón y le daría a las dos partes la razón.

Por lo que veo, al Depor se le va a ir alguna que otra ‘joyita’. Villarreal y Real Madrid son destinos muy apetecibles para determinados padres. Lo más negativo, es que muchos se quedarán por el camino. Decisiones complicadas de tomar, ya que está en juego el futuro y la felicidad de unos hijos.

Punto y aparte. Para definir lo que aconteció en la semifinal de la Champións entre Real Madrid y el City, se asocia el proceso a sucesos paranormales y otras cuestiones épicas. Está claro que la resolución fue fruto de actuaciones inesperadas, pero no se debe caer en la banalización de las conductas. Todo tiene su explicación y análisis. Un servidor se orienta por una que normalmente les expongo como pieza principal: El sentido de la pasión en cada acción que se ejecute. Les guste a algunos o no, al equipo blanco hay que reconocerle que ese estilo de vida deportiva lo lleva como bandera. Su técnico, Carlo Ancelotti, con su forma de llevar el colectivo, logró elevar a la enésima potencia tal adjetivo. Incluso se permitió el lujo de que las ‘desapariciones’ de jugadores referencia, como pueden ser Bale, Hazard o Isco, no sumieran en el caos de la polémica a la entidad. Saber llevar a su equipo y sobre todo, la transmisión de la pasión, son la principal clave del éxito. Sin duda.

Finalizo. Asumiendo cómo funciona el sistema, actualmente comparar a Nadal con Alcaraz es muy poco digno. En la mitología, los dioses son intocables y para el deporte español, Nadal así lo representa. Con 19 años, Alcaraz, es actualmente un diamante en bruto, una promesa-realidad del que todos esperamos lo mejor, pero le queda mucho camino que recorrer. Nadal es Nadal y Alcaraz es Alcaraz.

Como siempre un placer.

Dilema