Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

El dilema de Silvia Pigueiras

Arriba a la izquierda: Los hermanos Guillermo, técnico del Victoria, y Silvia Pigueiras. Arriba a la derecha: Silvia y su novio Ángel Basanta, jugador del Foz | s.p.
|

“Non tiña pensado ir ao partido pero ao longo da semana penseino mellor e vou ir. Isto é fútbol. Prefería que se xogasen o ascenso pero...”. Así se resigna Silvia Pigueiras Blanco ante la que se le viene encima el domingo a partir de las 18.00 horas. Es hermana de Guillermo Pigueiras, entrenador del Victoria, y novia de Ángel Basanta, lateral del Foz, y el caprichoso destino ha querido que dos de las personas más importantes de su vida se enfrenten en el Martínez Otero en un final por la permanencia.

“Gañe quen gañe, eu vou gañar. E perda quen perda, eu vou perder. Só espero que non descendan os dous aínda que perda o Madrid o sábado”, afirma Silvia, apasionada del fútbol que a pesar de su fidelidad por el Real Madrid no tendría dudas en ‘vender’ al club blanco si eso pudiese evitar el descenso simultáneo de Victoria y Foz, una posibilidad real si el partido acaba en empate y el Laracha vence al Boimorto.

Silvia, natural de O Vicedo como su hermano mayor Guillermo, acude a los partidos del Victoria cuando tiene la oportunidad y es asidua a los encuentros del Foz de Ángel Basanta, su novio desde hace más de cinco años. ¿Quién le iba a decir al comienzo de temporada que se iba a plantear no acudir al encuentro decisivo de alguno de ellos? Una desdichada serie de acontecimientos y resultados tiene la culpa. 


“O meu irmán vive por e para o fútbol e iso ten que ter recompensa 



“Tiña claro que non ía ir pero despois de falar co meu irmán creo que irei. Díxome ‘é que se perdemos, quero que esteades aí’. Todo o mundo estaba a dicirme: ‘Que? A quen vas animar?’. E eu dicíalles ‘a min non me colledes o domingo no campo’, pero despois de falar co meu irmán, irei”, admite Silvia.

A pesar de tener el corazón dividido, reiterar lo complicado que será vivir el partido en directo y recalcar que lo único que espera es que no desciendan los dos equipos, Silvia reconoce que a la hora de elegir su ganador existen diferencias entre lo que significa el fútbol para su hermano y para su novio que le ayudan a decantarse.

“Ángel disfruta do fútbol e Guille vive por e para o fútbol. Se me teño que decantar por algo, quizá o faría por que non descenda o meu irmán. Sacrifícase moito polo fútbol e o seu soño sempre foi ser adestrador. O meu irmán vive por e para o fútbol e iso ten que ter recompensa, sexa neste partido ou no futuro”, desea la hermana pequeña de los Pigueiras Blanco.

¿Y qué dice Ángel sobre esto? Silvia desvela entre risas que su novio se huele su ligera preferencia aunque no se lo ha dicho. “Ángel sabe que ao meu irmán tamén lle gusta moitísimo o fútbol e que eu admiro moitísimo ao meu irmán porque sacrifica moitas horas polo fútbol. Non lle dixen quen quería que se salvase pero creo que el sabe no interior que estou un pouco máis co meu irmán. Fun moito máis a ver ao Foz pero o sangue tira”.



Oportunidades perdidas


Silvia lamenta que los dos clubes hayan llegado a esta situación tras haber dejado pasar oportunidades para llegar a este punto del curso con los deberes hechos o al menos en una posición más privilegiada.

“Foi todo unha casualidade. Fun a ver ao Foz contra o Laracha e cando perderon no 90 dixen: ‘A fastidiaron’. Meu irmán tamén tivo moi mala sorte coas baixas. O único que non quero é que descendan os dous. Iso xa sería... Tiñan que poñerse as pilas antes. Os dous perderon partidos moi importantes”, relata Silvia.

El Victoria depende de sí mismo para lograr la salvación, mientras que el Foz necesita ganar al club coruñés y que el Laracha no gane en el Municipal a un Boimorto ya descendido. Silvia es escéptica sobre una posible campanada del Boimorto a pesar de que el equipo de O Carballal goleó hace unas semanas al conjunto larachés.

“Fáiseme difícil pensar en que o Boimorto gañoulle hai pouco 8-0 ao Laracha, fáiseme un pouco sospeitoso. Pero gústame o fútbol e sei que esas cousas poden pasar”, afirma Silvia, que reconoce que ni Guillermo ni Ángel le han intentado sonsacar información sobre el rival. “Iso si, o meu irmán debeume chamar dez veces para saber como ía o Boimorto-Foz o outro día”, comenta entre risas Silvia, la única persona que sufrirá por partida doble el próximo domingo (18.00 horas) en el Martínez Otero. 

El dilema de Silvia Pigueiras