jueves 12.12.2019

El Silva, recuperado; el Bergan necesita mejorar

Buen partido, con las ideas muy claras y un Marcos Gómez soberbio, del equipo de Bardanca; y encuentro gris, salvo en el tramo final, del conjunto de Borja Facal
David Rojo (19), ante la presión de Antonio, futbolista del Bergantiños, marcó el único gol del partido de ayer  | raúl lópez
David Rojo (19), ante la presión de Antonio, futbolista del Bergantiños, marcó el único gol del partido de ayer | raúl lópez

Más cómodo que el Bergantiños en buena parte del partido, el Silva ganó (0-1) con un gol a balón parado, con un tiro al palo y sin sufrir en exceso. 

El Bergan de hoy en día tiene muy poco de equipo dominador, de esos que someten al rival con y sin balón durante muchos minutos en un partido. Solo en el último cuarto de hora, cuando Borja modificó el sistema (de 1-5-3-2 a 1-4-3-3) y, sobre todo, cuando Remeseiro y Granada intervinieron más en el juego, el conjunto carballés desajustó al Silva: teniendo pausa con balón, circulando la pelota en zonas interiores para acabar descargándola fuera hacia los laterales.

El Silva quería juego directo, disputas, segundas acciones y, sobre todo, balones frontales del rival para sus centrales y acciones a balón parado en ataque. El Bergantiños colaboró para hacer más fácil el plan del partido del cuadro coruñés. Apenas provocó que sus centrales –contundentes pero lentos y con problemas para correr hacia atrás– tuviesen que abandonar sus zonas de confort. El equipo carballés tampoco desajustó –ni con balón ni sin él– el esquema propuesto por Bardanca, curiosamente el mismo que el de Borja Facal en los primeros 70 minutos de partido: el 1-5-3-2.

El único gol del encuentro nació en una jugada a balón parado, en una falta rigurosa de Bilal sobre Marcos Gómez. El tanto soñado (o esperado) por el Silva en una jugada de estrategia tendría a Marcos como lanzador y a cualquiera de los centrales (Xusto, Fiuza o Sergio) como rematador. Sin embargo, en As Eiroas fue Souto el que puso el cuero al área y Rojo el que remató, a modo de prolongación, y sorprendió a un Santi Canedo sin reacción y que, tal vez, pudo hacer más por evitarlo.

El inicio de la segunda parte descubrió una de las debilidades del Silva: la transición ataque-defensa con espacio en la espalda de la línea defensiva. Duque corrió mucho más que Xusto y Fiuza, se plantó en el área y sacó un tiro defectuoso con la zurda. Primer aviso serio del Bergan que, por otra parte,  terminó sin consecuencias.

Cerca de la hora de partido, Marcos Gómez demostró que tiene una de las mejores zurdas de la liga. En el minuto 57 buscó el bote en una falta lateral que Santi tuvo que desviar a córner y en ese saque de esquina (min.58) marcó un golazo olímpico que no subió al marcador por una presunta falta. En el 65 mandó una falta al larguero. Y en el 80, desde el perfil izquierdo, volvió a lucirse. Un espectáculo de futbolista.

El Bergan ganó con los cambios y con el cansancio del Silva. El primero en entrar fue Cano y Duque pasó al carril derecho. El segundo fue Granada, con el que Borja deshizo el 1-5-3-2 para transformarlo en 1-4-3-3. Mejoró a su equipo con Remeseiro y Granada en el medio, muy participativos. Agulló y Antonio tuvieron el empate en dos saques de esquina, pero el 0-1 no es injusto.

Comentarios