domingo 22.09.2019

Remodelación al completo en un curso impredecible

Nando, técnico de los rojiverdes, admite que se trata de “un equipo ambicioso pero necesita tiempo”
Dapo (i), que puede actuar de mediocentro o central, es uno de los múltiples refuerzos del Laracha de cara a esta temporada | marema
Dapo (i), que puede actuar de mediocentro o central, es uno de los múltiples refuerzos del Laracha de cara a esta temporada | marema

Son tiempos complicados para el Laracha. El reciente descenso de Tercera División y la desbandada de jugadores tras la finalización del convenio de filialidad con el Deportivo han obligado al club rojiverde a apretarse el cinturón y formar un nuevo proyecto casi desde cero. 

Nando Martínez Perales, exjugador del Superdepor, es el encargado de dirigir en esta nueva aventura a un Laracha que solamente cuenta con un futbolista renovado respecto a la pasada campaña: Iván, defensa y eterno capitán. El resto de la plantilla se ha configurado mezclando jugadores con experiencia en Preferente y Tercera junto a jóvenes valores en busca de protagonismo para demostrar su potencial.

La lista de fichajes es extensa. La portería se ha reforzado con la llegada de Minibugy (Bergantiños Juvenil) y Pablo de la Fuente (Villa de Simancas), mientras que la defensa se ha apuntalado con las incorporaciones de Toni Insua (Silva), Pablo Rivas (Ribadeo), Alan (Club do Mar), Álvaro (Deportivo Juvenil) y Héctor (Olímpico).

En la parcela del centro del campo, el Laracha se ha hecho con los servicios de Dapo (Arteixo), Geri (Arteixo), Iago Garrido (Xallas), Jairo (Malpica), Ayaso (Arteixo), Ures (Bergantiños Juvenil) y Capelán (Malpica). No obstante, una lesión de rodilla sufrida por este último en el Trofeo Concello de Laracha ha obligado a la entidad rojiverde a incorporar a Dani Barca (Órdenes), que ya había estado entrenando a las órdenes de Nando en las últimas semanas.

Por último, en la parcela ofensiva el Laracha ahora cuenta con Denis López (Villalbés), Jonhy (Sin Querer), Antón Garda (Victoria), Álex Alonso (Montañeros Juvenil) y André Poses (Torre).

Con todas estas contrataciones, Nando cuenta con un plantel de 21 jugadores aunque uno de ellos (Capelán) estará de baja durante los primeros meses del campeonato.

El nuevo técnico de los rojiverdes, que anteriormente dirigió en el fútbol gallego a equipos como el Somozas, el Cerceda y el Pontevedra, reconoce que el club está “a expensas de que se pueda fichar a algún otro jugador”, ya que pueden existir posibilidades de firmar a futbolistas que finalmente no vayan a tener protagonismo en Tercera.

No obstante, Nando reconoce que esta pretemporada ha sido atípica y “complicada” para él. “Ha sido una situación difícil debido a la finalización del convenio. Otros años, cuando estaba en el Somozas, Cerceda o Pontevedra, los jugadores se me ofrecían. Pero esto fue diferente. Gracias a Tonecho y a mí hemos conseguido que muchos de los jugadores se comprometiesen con el Laracha. A algunos los firmamos rápidamente pero con otros tuvimos que esperar y no se decidieron hasta que vieron como otros futbolistas importantes fichaban con nosotros”, admite el técnico.

Debido a la multitud de fichajes, Nando apunta que tanto el director deportivo como el cuerpo técnico “somos conscientes de que no va a ser tan fácil como si solo hubiésemos hecho cinco incorporaciones. Es un equipo ambicioso pero necesita tiempo. Creo que hasta marzo no se verá donde puede estar el Laracha, si luchando por los puestos altos o peleando para no tener problemas”.
Nando, que durante la pretemporada no ha podido contar con la plantilla al completo debido a motivos laborales, asegura que tiene que “estar agradecido” a sus jugadores por la apuesta que han hecho y también aclara uno de sus deseos: “Lo que quiero es que los jugadores sean ellos mismos cuanto antes. Y a la hora de jugar no les voy a pedir otra cosa que no hayamos preparado durante la semana”.

Comentarios