martes 4/8/20

Consternación por el fallecimiento de Ramón Cao

El presidente del Ciudad Jardín y su mujer, Consuelo de la Sierra, murieron 
el pasado domingo en un accidente de tráfico en el municipio de Outes
Ramón Cao, durante una presentación del torneo Ciudad Jardín  | patricia g. fraga
Ramón Cao, durante una presentación del torneo Ciudad Jardín | patricia g. fraga

Ramón Cao Sieira, natural de A Picota y presidente del Ciudad Jardín, y su mujer, Consuelo de la Sierra Vázquez, natural de Vimianzo, fallecieron el pasado domingo en un accidente de tráfico en Outes que dejó heridos a los cuatro ocupantes de otro vehículo.

Moncho, como era conocido el mandatario del club coruñés, deja una gran huella en la entidad verdiblanca así como en el fútbol modesto coruñés. Presidente pero también hombre para todo, algo habitual en los clubes humildes de fútbol local, dirigió durante más de quince años el Ciudad Jardín desde un bajo de la calle Barcelona, donde se encuentra la sede social.

Sus amigos y su entorno destacan de él su cercanía y amabilidad. Su trato afable le permitió ganarse el afecto de niños, padres y todo tipo de personas relacionadas con el fútbol modesto.

Moncho estaba prejubilado de la marina mercante y de su currículum también se debe destacar su etapa como dirigente de la AFAC (Asociación de Fútbol Aficionado de A Coruña) durante varias campañas.

El Torneo SCD Ciudad Jardín ‘Memorial Lagoa’, un evento clásico en materia de fútbol base coruñés, era una de las citas ineludibles para Moncho, que como no podía ser de otra forma también asistió y entregó varios trofeos a los equipos participantes en la última edición, celebrada el pasado mes de junio en A Grela 2.

Alma máter

Javier Pereiro, secretario del Ciudad Jardín, califica a Moncho como “alma máter” del Ciudad Jardín. “Lo llevaba todo él”, explica mientras añade que era por encima de todo una “buena persona, agradable, afable y muy trabajador”.

Javier Pereiro también destaca de Ramón Cao su capacidad de estar pendiente de todos los asuntos del club  y de todas las personas que lo forman. “Se preocupaba por todos los equipos e iba a verlos a todos”, asegura Javier, que también lanza un mensaje de preocupación respecto al futuro del Ciudad Jardín: “Posiblemente suponga el cierre. Salvo que haya un milagro y aparezca alguien que quiera llevar el club”, afirma.

Comentarios