sábado 24.08.2019

Ainize Barea ‘Peke’: “Es imposible sacarme de la cabeza un partido así”

Delantera del Deportivo Abanca

La delantera vasca supera a la portera del Sárdoma en el partido en el que el Depor Abanca se proclamó campeón de liga, el 31 de marzo en Vigo	| rc deportivo
La delantera vasca supera a la portera del Sárdoma en el partido en el que el Depor Abanca se proclamó campeón de liga, el 31 de marzo en Vigo | rc deportivo

Es la máxima goleadora histórica del Deportivo Abanca en su segunda temporada como blanquiazul. Suma 55 tantos en partidos oficiales, 26 el pasado curso y 29 en la campaña actual. En la fase de ascenso marcó contra el Alhama y ante el Femarguín el pasado domingo. Ainize Barea Núñez (25 de enero de 1992; Arrigorriaga, Bizkaia) es Peke, delantera de área, ratonera y muy difícil de defender.

La futbolista vasca atiende la llamada de este diario en una semana decisiva para el ascenso. Se muestra relajada y muy ilusionada, ríe y sonríe ante varias preguntas. No teme al Femarguín ni a la posible encerrona en Arguineguín. “El ascenso depende de nosotras”, dice confiada.

Cuando empezó la fase eran todo nervios, ahora solo tengo ganas de acabar

Solo faltan 90 minutos para el partido más importante en la historia del Deportivo Abanca, ¿nervios o presión?

Es un poco de todo. Cuando empezó la fase de ascenso eran todo nervios e incertidumbre, pero como es algo semanal ahora se está haciendo eterno y solo tengo ganas de acabar y ganar. Tenemos que preparar la cabeza porque el trabajo de la temporada ya está hecho. 

Las piernas ya están listas, dice Manu, ¿cómo te encuentras físicamente?

Claro, el físico no lo vamos a coger en tres días. En los últimos partidos de liga me encontraba más cansada, igual porque ya teníamos el título y nos relajamos un poco, no sé. Ahora estoy mejor de lo que esperaba, quizá por las ganas y la ilusión.

¿Y mentalmente?

Es imposible sacarme de la cabeza un partido así. No puedo concentrarme en los estudios (cursa Empresariales) porque solo me vienen a la mente jugadas para el domingo.

¿Te quita el sueño?

No, para dormir no tengo problemas (risas).

¿Habías vivido una circunstancia parecida en tu carrera?

No había vivido nunca una fase de ascenso. Es algo especial y está saliendo mejor de lo que esperaba.

Salimos reforzadas, pero no confiadas, en Canarias puede pasar de todo

¿Crees que salís reforzadas tras el partido de ida?

Reforzadas sí, pero no confiadas. Ya se ha visto con los chicos en las últimas eliminatorias de la Champions y en Canarias puede pasar de todo, pero si sabemos lo que tenemos que hacer no nos van a tirar a portería, como pasó en la ida. No sé cuál sería la idea de su entrenador e igual allí salen con un sistema diferente… La verdad es que me da igual (ríe). Lo importante es cómo salgamos nosotras. Dependemos de nosotras mismas.

¿Te preocupa jugar en hierba artificial?

No es un problema para nosotras porque hemos jugado casi todos los partidos fuera de casa en artificial y los hemos ganado. Y la mayoría de  nosotras llevamos jugando en esa superficie desde categorías inferiores. 

¿Por qué crees que Manu ha diseñado el último entrenamiento de la semana en un campo sintético?

Es para coger sensaciones y adaptarnos un poco el día antes, pero no me preocupa.

¿Y el calor?

Allí va a hacer un calorazo que vamos a flipar, pero yo he jugado en Badajoz y  también hace un calor horrible. Ya hemos jugado partidos así y nos tendremos que hidratar bien, pero creo que podemos aguantar 90 minutos perfectamente. Tenemos que ir a por todas.

Hablemos del partido de ida, ¿llegó el 1-0 demasiado pronto?

Empezamos súper bien con ese gol a los dos minutos y nos dio la tranquilidad para manejar el partido, tener más confianza. Creo que pudimos tener un resultado un poco más abultado, pero estamos contentas.

¿Recuerdas la jugada?

Cuando los balones van a Gaby siempre estoy atenta, por si se la queda o no y por donde puede caer. Cojo pocos porque no siempre van a donde quiero o yo hago el movimiento diferente, pero se dio el caso, controlé en el área, me encontraba sola, levanté la cabeza para ver donde estaba la portera y la crucé.

Gaby la peina sabiendo dónde te vas a desmarcar, ¿se podría decir que os entendéis casi sin miraros?

Gaby y yo somos tan diferentes que nos entendemos muy bien. Ella hace unas cosas y yo otras y, sabiendo lo que hace cada una, estamos atentas cuando la otra tiene el balón, aunque no siempre sale bien. Esta vez nos salió como pensábamos.

Lleváis 29 goles cada una, ¿hay pique por ser la máxima goleadora?

No llevo la cuenta y nunca ha habido ese pique. Nos ayudamos mutuamente para marcar goles, pero no es importante quién los haga, lo que cuenta es ganar.

Volvamos al partido, ¿os costó generar ocasiones después del 1-0?

Es muy difícil controlarlo todo en partidos así. Igual que la semana anterior metimos cinco goles, el domingo solo entraron dos. Lo importante era mantener nuestra portería a cero. Nos hicieron daño a balón parado, pero te repito que no tiraron a portería en jugada. Creo que hicimos bien nuestro  trabajo.

En el balón parado os encontrasteis un duro rival

No hicimos daño en el balón parado porque ellas son muy altas. Además su portera salía muy bien en los córners pese a no tener demasiada altura.

¿El segundo gol de Nuria fue un alivio para vosotras?

Claro, sabemos que el partido de vuelta va a ser más duro y cuando metió Nuria el segundo nos dio esa tranquilidad. Es un pasito más y nos da con un poco de ventaja.

Con 2-0 te derribaron en el área, pero decidiste levantarte y terminar la jugada.

Es lo que me salió y creo que si la árbitra no pitó nada no lo iba a pitar después. También en un córner me dieron un codazo en el estómago, la árbitra lo vio todo y no señaló nada. Ni siquiera tengo muy claro que fuese penalti, ni lo he visto repetido. Estaba cansada, llegué medio cayéndome y no sé si me tiraron o no. Prefiero no darle más vueltas.

Dices que el arbitraje no te ha gustado, ¿te preocupa el que os vais a encontrar en Canarias?

No me gusta cuando pitan el mínimo contacto y se para tanto el juego, pero no me preocupa. No todo fue malo. A ver lo que nos toca en Canarias.

¿Qué os han contado Iris y Érika de aquella derrota por 5-0 en Arguineguín?

Su entrenador ya lo recordó en el periódico (en una entrevista para este diario), pero yo le recordaría que ahora están en el Depor, no en el Oviedo (risas). Jugar en Canarias siempre es complicado.

¿Qué tiene de complicado?

No sabría decirte exactamente, pero cada uno se hace fuerte en su casa y, por lo que dicen, la grada aprieta mucho. También fue así en Murcia y lo sacamos igual adelante.

La grada apretó en Abegondo, ¿impresiona jugar ante más de mil personas?

Me hace mucha ilusión ver a tanta gente apoyándonos pase lo que pase. Ojalá se enganche mucha más gente el año que viene, estemos donde estemos.

Si es en Liga Iberdrola mejor.

Claro, cuanto más arriba juguemos, mejor y más vamos a atraer a la gente. No es lo mismo jugar contra un Barcelona que contra un equipo de Segunda. Se puede decir que vende más.

Estoy muy contenta aquí, me jubilaría en el Depor

Peke llegó al Deportivo la pasada temporada procedente del Santa Teresa de Badajoz y tiene contrato por una campaña más con el club blanquiazul. La delantera vasca declinó una oferta del Athletic Club el pasado verano, se dice muy a gusto en A Coruña y espera seguir por muchos años más.

¿Seguirás en el Depor Abanca la próxima temporada?

Sí, tengo contrato por una temporada más, estoy muy contenta aquí y me jubilaría en el Depor (risas), pero no depende solo de mí. Espero que me sigan queriendo porque aquí he recuperado la ilusión y la regularidad de minutos y creo que soy mejor futbolista de lo que era.

En verano recibiste una oferta del Athletic, ¿por qué decidiste renovar con el Depor?

Yo disfruto del fútbol jugando. Y tenía la ilusión de vivir una fase de ascenso (Peke pasó de jugar en la liga vasca a hacerlo directamente en Primera con el Santa Teresa) y ascender con el Depor, una experiencia que me quedaría para toda la vida. La del Athletic era una muy buena oferta para un equipo muy grande. Y además cerca de casa, pero mi prioridad es jugar.

¿Te preocupa la incertidumbre institucional con unas elecciones a la vista?

De eso no se habla en el vestuario, no sabemos lo que va a pasar ni nos preocupa, pero yo espero y deseo que en el femenino sigan todas las personas que tanto y tan bien han trabajado hasta ahora por nosotras.

 De goleadora a goleadora

Echo de menos a Estefi en el día a día y en el vestuario

Corría el minuto 2 de partido cuando Peke hizo el 1-0 para el Depor contra el Femarguín La delantera vasca saltó contra la valla de la grada de Abegondo y se abrazó a Estefi, su excompañera la pasada temporada, capitana y goleadora los dos primeros años del proyecto blanquiazul femenino.

¿Te habías pensado la dedicatoria?

En el partido anterior me di cuenta de que estaba allí Estefi, pero no pude celebrar un gol con ella porque poco después me cambiaron. Contra el Femarguín se dio la casualidad de que empezamos atacando hacia esa portería y marqué. Mi idea no era la de subirme a la valla, pero por la emoción del momento salté y nos abrazamos.

¿Cuál es tu relación con Estefi?

Era la capitana y la echo de menos en el día a día de los entrenamientos, en el campo y en el vestuario, pero seguimos hablando y quedamos habitualmente.

Estefanía Pabst Fernández (Ciudad de México, 1992) era la máxima goleadora blanquiazul hasta que le rebasó Peke esta misma temporada. La delantera dejó el Depor el pasado verano, pero sigue al equipo siempre que puede.

¿Te esperabas la celebración de Peke?

Fue un momento súper emotivo. Hacía muchísimo que no sentía la sensación de marcar un gol y cuando Peke vino a abrazarme la reviví de nuevo y me hizo sentirme un poquito parte de esto.

¿Cómo se vive el fútbol desde fuera?

No es fácil vivir todo esto desde fuera, pero me hizo partícipe y esa celebración refleja mucho lo que fue mi historia en el Depor.

¿Cómo definirías a Peke?

Como jugadora es súper desequilibrante, muy peleona y, lo más llamativo, es que no es nada egoísta. Como persona es alegre y positiva, siempre está sonriendo y jamás habla mal de nadie. Es agradecida y centrada.

Comentarios