lunes 25/1/21

La Universidad de A Coruña continúa con las prácticas deportivas

La institución herculina ofrece una serie de soluciones para que cualquier individuo pueda realizar actividad física
El Abono Deporte costará la mitad si la persona que lo adquiere pertenece a la comunidad estudiantil                            | Quintana
El Abono Deporte costará la mitad si la persona que lo adquiere pertenece a la comunidad estudiantil | Quintana

A pesar de la Covid-19, tanto estudiantes como público general encuentran bajo la organización de la Universidad un lugar seguro para hacer deporte.

La crisis sanitaria que sufrimos desde principios de año ha tenido un gran impacto en el deporte aficionado, complicando su práctica.

En la UDC se ofrecen soluciones. Lo primero que debe hacer cualquier persona que quiera hacer deporte en sus instalaciones es sacarse el Abono Deporte si tiene algún tipo de relación con la Universidad o matricularse en caso de que no la tenga. Como regla general, los precios siempre estarán reducidos a la mitad en caso de pertenecer a la Comunidad Universitaria.

El simple hecho de disponer del Abono Deporte o del Abono Matrícula permite la reserva de instalaciones. Actualmente esta funcionalidad se encuentra muy restringida y se limita a la pista de tenis y a la de atletismo. En años anteriores, era posible reservar la pista de pádel, el rocódromo o el pabellón para disputar un partido de cualquier tipo de deporte colectivo, pero ahora por motivos obvios esto no es posible. Lo mismo ha ocurrido con las competiciones deportivas, muy del gusto de recién llegados a la Universidad, pero que de momento tendrán que esperar.

Sin muchos cambios

Donde no se encuentra tanta diferencia es en las Actividades Deportivas. Estas son aquellas que cuentan con un pequeño grupo, de iniciación o perfeccionamiento a un deporte y la supervisión de un monitor.

Partiendo de la regla común de que los grupos son de máximo 6 personas, las dos actividades más representativas son el fitboxing y el tenis.

En el caso del primero, al celebrarse la clase en un espacio cerrado, es obligatorio el uso de mascarilla. Además, tampoco pueden compartir el material. Un ejemplo sería una clase orientada a boxear, en la cual cada alumno utilizaría los mismos guantes y el mismo saco durante toda la hora.

Con respecto al tenis, las clases son al aire libre por lo que solo debería llevar mascarilla el monitor.

No obstante, los alumnos no pueden tocar las pelotas en ningún momento. Cuando termina un ejercicio y es momento de recoger bolas, son el profesor y dos de los deportistas, los encargados, mientras que el resto de alumnos ayuda acercando con el pie o con la raqueta las pelotas a la zona donde está el carro o la caja donde se almacenan.

Por lo demás, la clase discurre con normalidad como la práctica de golpes a excepción del saque o la disputa de puntos entre alumnos. 

Comentarios