Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

​Diego Andrés Pardo Guillán: “Si yo fuese el problema, dimitiría”

El preparador herculino afirma que se ve capacitado para sacar al equipo de la actual situación | Javier Alborés
|

Entrenador del Transricard Distrito Ventorrillo FS


El Transricard Distrito Ventorrillo, equipo coruñés que milita en el grupo primero de la Segunda División B, no se encuentra en su mejor momento de la presente temporada. Su irregular marcha se debe a que el conjunto herculino no ha puntuado en sus últimos cinco encuentros ligueros después de haberlos perdido.


dxt campeón estuvo con el entrenador del plantel, Diego Andrés Pardo Guillán, para saber qué sucede a un equipo que en la jornada décimo tercera era cuarto con veintitrés puntos, a seis del liderato, y tras la disputa de la décimo octava es undécimo con las mismas unidades en el contador a sólo dos del descenso.


En las últimas cinco jornadas el equipo ha anotado seis goles y ha encajado treinta y uno. ¿Qué sucede?

Estamos cometiendo algunos errores que antes no hacíamos y estos despistes en los últimos encuentros que hemos disputado nos están penalizando y costando muy caro al no poder sumar como lo hacíamos antes.


El equipo ha disputado dieciocho encuentros ligueros y en los trece anteriores había recibido treinta goles, uno menos de los que acumula en los cinco últimos.

Es cierto lo que dices. Pienso que en los primeros partidos hemos estado muy acertados y sólidos en el aspecto defensivo. Sin embargo el equipo está acusando bastante el hecho de ponerse por debajo en el marcador, ya que es como un gran lastre y parece que este aspecto nos pesa mucho mentalmente.


El Ventorrillo ha protagonizado tres partidos de la segunda vuelta: con el Albense (se le ganó en la primera vuelta por dos a cero y en la segunda se perdió por ocho a dos) con el Leis (se cayó por dos a uno en el primer encuentro y hace una semana en casa por cinco a uno) y con el Valladolid (se le derrotó por cinco a tres en la ronda inicial y el pasado sábado fue goleado por ocho a cero). ¿Qué diferencias ve en la evolución de su equipo y en la de sus rivales?

Puede que estos equipos que mencionas en estos momentos se encuentren con una marcha más que nosotros. A ello se une lo que te dije antes y es que encajar un gol y empezar perdiendo es un gran golpe anímico y lo estamos notando bastante. Luego, y no quiero que lo que digo ahora suene como excusa, no he podido contar por diferentes causas con la totalidad de la plantilla en los encuentros que hemos disputado. Pero, repito, no me quejo ya que esta circunstancia me pasa a mí y al resto de los equipos participantes.


¿Cómo están siendo los últimos entrenamientos?

Veo a los jugadores con el mismo compromiso del primer día de la pretemporada. Las sesiones que estamos realizando son buenas y toda la plantilla muestra muchas ganas durante el tiempo que duran.


¿Los jugadores no entienden lo que le indica su técnico?

No es eso, para nada. Yo hablo con ellos y tienen claro lo que les digo. Creo que el tema es más mental que otra cosa. Pienso que es cuestión de poder cambiar esta dinámica y para ello debemos empezar marcando en los partidos y vernos arriba en el marcador. Ello nos dará fortaleza y permitirnos jugar sin nervios.


La falta en la plantilla de un pívot nato, ¿es un problema?

Estoy muy satisfecho con la plantilla actual que tengo. La directiva del club y yo realizamos habitualmente reuniones para tratar de diferentes temas. Antes de empezar la actual temporada me preguntó que refuerzos consideraba que necesitaba la plantilla y se los dije. Se ha fichado y estoy satisfecho. Además no se debe olvidar que los jugadores del filial también están aportando mucho por lo que no se puede achacar nada a nadie. Sobre el tema del pívot que dices puede que el equipo acuse algo el cambio de sistema tras varios años jugando con un 3-1.


Dice que se trabaja bien en los entrenamientos, pero ello no se refleja en los resultados obtenidos. ¿A qué se debe?

No sé, a lo mejor pensábamos que todo estaba hecho y hemos pecado de exceso de confianza en los últimos partidos. Las derrotas sufridas nos han hecho entrar en la actual dinámica negativa en la que estamos y puede que ahora nos pese la responsabilidad de que el equipo tenga como objetivo el mantenerse en la categoría.


El equipo ha perdido sus últimos cinco partidos y en los trece primeros llevaba cuatro derrotas. ¿Ha tocado fondo?

Espero que sí. La intención y la prioridad de los componentes de la plantilla y del cuerpo técnico es tratar de dar nuestra mejor versión para dejar atrás esta irregular marcha que llevamos en el torneo liguero.


Este fin de semana el Vento recibe al Ribeira, rival en la lucha por evitar el descenso (uno a uno en la primera vuelta). ¿Qué espera del partido?

Será un encuentro muy exigente ante un rival que se caracteriza por jugar muy intenso los cuarenta minutos. A ello se une que presiona muy bien y tiene una gran calidad en el uno contra uno. Tampoco quiero pasar por alto que cuenta en sus filas con un portero como Illi (militó en el Azkar Lugo y O Parrulo Ferrol en la Primera División), que tiene mucha experiencia y sabe bastante de este deporte al ordenar a sus compañeros y situarlos bien en todo momento sobre la cancha de juego.


¿Siente que los jugadores están con usted?

Por supuesto, no tengo ninguna duda de contar con el apoyo de la totalidad de los componentes de la actual plantilla.


Antes de su llegada al club ha habido otros técnicos y han salido por la puerta de atrás.

La directiva me ha demostrado en todo momento su confianza y su apoyo en las reuniones que tenemos cada semana. Lógicamente está preocupada por estas cinco derrotas consecutivas que llevamos en el torneo liguero, no obstante estamos convencidos de que trabajando recuperaremos los puestos perdidos en la tabla.


¿Usted es el problema?

No. Si yo fuese el problema o viese que no puedo sacar esta situación adelante dimitiría, ya que lo primordial para mí son los intereses del club. Pero esto que dices no es el caso.

​Diego Andrés Pardo Guillán: “Si yo fuese el problema, dimitiría”